•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El vertiginoso jardinero central de los Rojos de Cincinnati, Billy Hamilton, mantiene con los nervios de punta a todos los lanzadores de la Liga Nacional cada vez que toma bases. Sus 51 robos en tan solo 58 oportunidades certifican su peligro sobre las almohadillas y lo mantiene como líder absoluto de las Grandes Ligas.

Este pelotero de tan solo 24 años de edad, en el 2012 fue capaz de asaltar 150  bases en las Ligas Menores y actualmente con 2 meses aún para el final de temporada mantiene tambaleándose el récord de la franquicia de 81 robos, que logró Bob Bescher en 1911.

Esta es su segunda temporada con más de 50 robos, en el 2014 estafó 56 pero lo atraparon 36 veces. Este año su efectividad es mayor, más audaz, cuidadoso y con el paso del tiempo su madurez y conocimiento de los lanzadores podríamos vaticinar que logrará romper la barrera de los 100 robos.

Su mayor problema en esta segunda parte de la temporada es que no está alcanzando muchas bases. En sus últimos 7 partidos conecta 4 imparables en 20 turnos, solo negocia una base por bolas, pero lo llamativo es que ha salido al robo en las pocas oportunidades que ha tenido y su objetivo ha sido fructífero.

A los Rojos le quedan 60 juegos exactos y la marca de la franquicia de Bescher se tambalea con el zumbido de Hamilton. ¿Podrá lograrlo? Es joven, atrevido, veloz y estoy seguro que entrará este año a los récords de la franquicia como el jugador con más robos en una temporada. El récord de todos los tiempos para una sola campaña está en manos de Ricky Henderson con 130.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus