•   Tiflis, Georgia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

“Es terrible lo que me cuesta marcar con la selección”, confesó Messi el 27 de junio tras clasificarse a semifinales de la Copa América. Le quedaba por digerir lo peor, la derrota en la final, otro fracaso con Argentina. Como de costumbre, ahora espera rehabilitarse con el Barcelona.

Lejos de cerrarse, la herida parece cada vez más profunda. La selección albiceleste, liderada y capitaneada por Messi, cayó en una final por segundo año consecutivo.

Si en 2014 fue un gol del alemán Mario Gotze en la prórroga lo que privó a la “Pulga” de ganar el Mundial, en 2015 su equipo cayó en la tanda de penales (4-1, tras 0-0) ante el anfitrión Chile en la final de la Copa América.

Una vez más se abrió el debate con Messi como elemento central y una certitud; su nivel con el Barcelona es muy superior al que muestra con el equipo nacional.

¿Por qué es incapaz de trasladar su insuperable versión con el Barcelona a la selección?

El contraste duele a los argentinos, especialmente a la prensa, muy agresiva tras la derrota ante Chile.

“La pobre actuación de Leo en la final reabrió una vieja polémica. ¿Por qué gana todo en Barcelona y no consigue un título en la selección? ¿Por qué no rinde en los partidos decisivos?”, se preguntó el diario Clarín.

Seguirá en la selección 

Mientras que la Albiceleste conquistó su último título en 1993, el palmarés de Messi con el Barsa es interminable.

Siete títulos de liga española, cuatro trofeos de Liga de Campeones de Europa, dos Supercopas de Europa y dos Mundiales de Clubes de la FIFA, además de cuatro Balones de Oro (2009-2012) adornan su currículum a los 28 años.

“Pecho frío”, le dicen a Messi en su país para cuestionar su capacidad de liderazgo, en eterna comparación con Diego Maradona, el hombre que llevó a Argentina a su último título mundial en 1986.

El propio “Pelusa” no tuvo reparos en señalar a su sucesor. “Es lógico caerle a Messi, es fácil. Tenemos al mejor del mundo, que va y hace cuatro goles ante el Real Sociedad y viene acá (Argentina) y no la toca. Vos decís, ¿sos argentino o sueco?”, señaló el exfutbolista.

La polémica creció tanto tras la decepción en Santiago de Chile que incluso los medios publicaron que Messi dejaría el equipo nacional durante un tiempo.

El seleccionador Gerardo “Tata” Martino descartó esta posibilidad.

“Ni yo ni nadie imagina la selección sin Messi adentro, como argentino sería una gran desilusión que fuera así. Pensar en no contar con el mejor jugador del mundo no se le ocurre a nadie”, dijo acerca de la convocatoria que ofrecerá esta semana para un amistoso ante México el 8 de septiembre en Estados Unidos.

Rehabilitación con la “MSN”

Con un nivel de ruido a su alrededor insoportable en su país, Messi prefirió adelantar el final de sus vacaciones y regresar a los entrenamientos del Barcelona para preparar el primer título de la temporada, la Supercopa de Europa.

En el Barcelona, donde es el indiscutible líder, ha encontrado dos socios en ataque con los que se entiende a la perfección. Junto al uruguayo Luis Suárez y al brasileño Neymar forma el tridente conocido como “MSN”, que deslumbró el año pasado en el futbol europeo.

A diferencia de su rendimiento en la selección, con la que no marca en instancias eliminatorias de un torneo desde hace ocho años, en la semifinal de la Copa América 2007 ante México (no marcó en Sudáfrica-2010 ni en la Copa América Argentina-2011, en Brasil-2014 y Chile-2015 lo hizo en la fase de grupos), en el Barsa no puede ser más decisivo.

Como blaugrana su capacidad de influir en el juego ha llegado a tal punto que parece decidir cómo y cuándo quiere sentenciar los partidos. Ya sea como asistente, normalmente de Suárez y Neymar, o como inmejorable definidor.

Ocurrió en la final de la Copa del Rey 2015 ante el Athletic de Bilbao (3-1), cuando se hizo con un balón intrascendente en el centro del campo y sorteó rivales hasta marcar.

El siguiente reto de la “Pulga” como azulgrana es el “sextete” en 2015. El primer paso, la Supercopa de Europa este martes ante el Sevilla.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus