•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hace cuatro aperturas, cuando enfrentó a los Azulejos en Toronto, nuestra encumbrada excitación alrededor de Erasmo Ramírez rascaba la cima del Everest. El derecho rivense de 25 años, con balance de 8-3, muy por encima del 7-12 registrado después de 37 inicios en sus tres primeras temporadas incompletas, se estaba encaminando firmemente hacia una temporada para enmarcarla en el jardín de los recuerdos imperecederos. 

Es más, cabalgando sobre un optimismo desbordante, llegamos a pensar que, además de poder convertirse cifras en mano en el “as” de la rotación de los Rays de Tampa Bay, retando a Chris Archer, llegaría a superar las 16 victorias que Denis Martínez todavía exhibe como máxima cifra para un tirador pinolero, una posibilidad que Vicente Padilla llegó a acariciar en cierto momento.

A SALIR DE TINIEBLAS

Súbitamente, las imágenes cambiaron y cada presente de Erasmo apareció en pantalla, de diferentes maneras, pero en blanco y negro. Los colores se habían fugado. Sin decisión frente a Toronto pese a un estupendo enderezamiento, fue vencido por los Orioles y volvió a quedar al margen contra Medias Rojas y Medias Blancas en dos derrotas de los Rays, cuartos en el Este de la Americana, pero un equipo en pie de lucha, un juego detrás de los Orioles, a cuatro y medio de los Azulejos y separado seis de los líderes Yanquis.

Después de una racha de seis derrotas cerrando julio, los de Atlanta han reaccionado con cinco triunfos en ocho juegos, presentando un bateo central con dos trescientistas en la cuerda floja, el jardinero Nick Markakis y el receptor A. J. Pierzynski, agregando la agresividad de Cameron Maybin y la presencia de Joc Pederson --su mejor impulsador con 48-- y Nick Swisher. El líder jonronero del equipo, Freddie Freeman con 14, está fuera de combate por un severo problema muscular.

POCO BATEO DE BRAVOS

Atrasados ocho juegos y medio de los Mets en el Este de la Nacional, los Bravos ganan 51 y pierden 61, sin chance de ir a los play offs, en vista que los previamente favoritos para ganarlo todo, Nacionales de Washington, se encuentran sublíderes a juego y medio. Pero, como todos sabemos, en un juego de Ligas Mayores, cuando de repente un Mike Warren sale de la nada a lanzar un juego sin hit ni carrera, ningún equipo puede ser subestimado.

Tampa no es un equipo productivo. Número 11 de la liga en bateo, es el 14 en carreras anotadas y octavo en jonrones, pero en pitcheo su efectividad es la tercera.

Su máximo jonronero con 15, Steven Souza, se fracturó una mano contra Boston el 1 de agosto, y sus dos impulsadores de 50 carreras son Logan Forsythe el intermedista y Evan Longoria el antesalista. James Loney y Asdrubal Cabrera ofrecen aportes ofensivos, que Erasmo, tan abandonado a la mala suerte, necesitará hoy contra los Bravos.

A cruzar dedos en la búsqueda del noveno triunfo del pinolero.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus