•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El excampeón mundial Brian Viloria (36-4, 22 nocauts) tiene 34 años, pero no es un árbol boxísticamente envejecido como el mexicano Edgar Sosa. El hawaiano tampoco ha sido maltratado, hoy no tiene una corona mundial porque Juan Francisco “Gallo” Estrada lo destronó en el 2013 por decisión dividida. En ese año, el pugilista lo perdió todo aunque la sangre azul de monarca todavía corre por sus venas.

Viloria se quedó sin títulos, pero mantuvo el brillo. Hasta el 2013, el hawaiano era el mejor boxeador del mundo en 112 libras; Román “Chocolatito” González (43-0, 37 nocauts) reinaba en 108, todavía no había aparecido en el trono de las 112, pero parecía que el destino terminaría por ponerlos en el mismo camino. Apareció Estrada y el mexicano, un anónimo sin pena ni gloria hasta que perdió contra Román, amargó el reinado de Brian y terminó con la posibilidad del enfrentamiento Viloria vs. González.

Dos años después de aquella caída contra Estrada, Viloria ha ganado cuatro peleas consecutivas, tres por nocaut, recuperó su autoestima, se dio cuenta que sus combinaciones todavía son mortíferas y que su mano izquierda en forma de cruzado o gancho puede aniquilar rivales. Es un peligro inminente.

“Es una pelea complicada”, asegura Arnulfo Obando, entrenador de González. “A pesar de que muchos hablan de la edad de Viloria, no podemos olvidar que es un hombre muy peligroso con mucha experiencia, pega muy fuerte, tiene excelentes combinaciones. Será una pelea de choque, no creo que Viloria vaya a correr, porque él tiene la presión de dejar una buena imagen ante HBO”.

Cuidarse del cruzado

Obando recuerda el nocaut de Viloria sobre el mexicano Hernán “Tyson” Márquez en el 2012, como uno de los triunfos más sublimes del hawaiano. Viloria dio una exhibición de poder, tumbó en tres ocasiones al azteca hasta convertirlo en cenizas en el décimo asalto. 

“Vi a Viloria enfrentarse a Márquez y como lo tumbó. Hay que darle duro abajo con los ganchos y combinarlo con el upper cut, recordemos que en tamaño, Viloria es más pequeño que Román y tiende mucho a agacharse. Román tiene que cuidarse de los cruzados de Viloria. Realmente pega muy fuerte con la izquierda, el hace mucho daño con esa mano”, explica el adiestrador.

A pesar de la peligrosidad de Viloria, Obando está contento. Desde hace algunos años, las criticas han llovido sobre Román y su equipo; muchos querían ver al tricampeón mundial derrotar a rivales como Márquez, Giovanni Segura, y el mismo Viloria, los dos primeros mencionados están más cerca de la jubilación que de la brillantez, el único que tiene casta de campeón en este momento es el hawaiano. 

“Viloria es el mejor rival que podría tener Román. El mexicano Giovanni Segura es un buen boxeador, pero viendo sus últimas peleas ya está de salida. Fue un gran peleador en su momento, pero ahora ya sus condiciones no son las mismas. Viloria hizo una gran pelea contra Juan Francisco Estrada a pesar de la derrota, y me parece que es de los peleadores más fuertes de 112 libras”, señaló Obando.

Planes de preparación

Román y Viloria se enfrentará el próximo 17 de octubre en el Madison Square Garden de Nueva York. Con suficiente tiempo para tomar decisiones, el equipo optó por viajar a inicios de septiembre a Big Bear en California, donde pretenden hacer la fase final de la preparación. Será más de un mes trabajando en otras condiciones climáticas, lejos de las distracciones.

“Vamos a estar unas 5 semanas allá, y posteriormente en la semana de la pelea viajaremos a Nueva York. Lo importante de ir a Big Bear es por la altura, para octubre en Nueva York va a estar un poco helado, incluso es posible que esté nevando, es por eso que escogimos este lugar por la altura y el frío”, dijo Obando.

“Hay posibilidades de llevar a dos muchachos de sparrings, aún no hemos escogido nombres, pero tenemos algunas posibilidades. Por ejemplo uno de ellos es el mexicano Edgar Jiménez, es un muchacho que tiene casi la misma estatura de Román, es fuerte, trabaja bien los cruzados, eso estamos buscando peleadores que tengan similitudes con Viloria. También voy a hablar con Henry Maldonado, a ver qué posibilidades hay de que nos acompañe”, afirmó.

Por ahora, el nica continúa entrenando en el gimnasio Róger Deshon. La casa que lo vio crecer boxísticamente, pero que no presta las condiciones totales de entrenamiento para el segundo mejor peleador del mundo en la actualidad. A pesar de esas limitaciones, Román nunca deja de mostrarse en plenitud.

17 de octubre es la fecha del combate entre Román González y Brian Viloria en el Madison Square Garden de Nueva York.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus