•   España  |
  •  |
  •  |
  • Marca.com

Hace pocos meses emuló al mítico Panenka desde el punto de penalti y en Tiflis, en la final de la Supercopa de Europa, hizo lo propio con grandes lanzadores de la talla de Pantic, Rivaldo, Ronaldinho, Koeman, Platini, Schuster, Mihajlovic...

Messi, que siempre tiene nuevos motivos para aportar a su brillante repertorio, decidió alargar su particular racha goleadora ante el Sevilla a golpe de tiro libre. En los minutos 6 y 14 del partido, batió a Beto a balón parado por el mismo sitio, aunque desde perfiles distintos.

Una falta y a la red; otra, y al mismo destino. Messi había destrozado la mente del portero en 10 minutos. El luso, extraviado en su concentración, aguardó los siguientes ensayos del argentino con el pánico en la cara. Algo parecido le pasó a Ricardo, portero del Betis en 2007, contra el mejor Ronaldinho. O a Dida, meta del Milan en 2000, ante el Barsa de Rivaldo. Ambos brasileños fueron los últimos culés en anotar un doblete de falta.

El exatlético Milinko Pantic, uno de los mejores especialistas en faltas en las últimas décadas en nuestra Liga, analiza los lanzamientos de Leo en la final de Tiflis. “Messi estuvo perfecto. La del primer gol parecía que no llevaba mucha fuerza, pero fue más guapa que la otra”, reconstruye Pantic, mito del doblete del Atlético de Madrid en 1995.

Sin embargo, la segunda, la del 2-1, le llamó la atención por “la inteligencia que demostró y el engaño sobre Beto”. Y añade: “Messi lanza el 98% de las veces por encima de la barrera, pero después del primer gol lanzó casi por fuera de la barrera, por el palo del portero y le pilló a contrapié. Beto pensó en salir mucho antes de su posición, se movió y descuidó su palo. No se lo esperaba. Marqué muchas veces así”.

El que menos corrió

Tras dos mazazos de ese tamaño, el combate psicológico entre lanzador y portero se había teñido de argentino. Pantic estima que “Beto estaba acojonado. El tirador parte con ventaja. Le había colado dos goles de dos maneras distintas. Mentalmente estaba tocado”.

Licenciado en la especialidad, Pantic no se detiene en los dos goles y ausculta el lanzamiento de la prórroga, el que peinó el palo: “Si entra la tercera falta, la que rozó la escuadra, en la que hablamos ya de 30 metros, era para equipararle a Roberto Carlos o tiradores así. Messi es un maestro y estaba inspirado”. El ‘10’ del Barsa hizo tres goles de falta en la pasada temporada. En esta campaña, y todavía en agosto, solo necesita un gol para igualar ese registro. Como sucede en muchas otras ocasiones, 21 jugadores disputaron un partido y Messi, otro. En su particular actuación, el argentino fue el que menos metros recorrió de los 22 titulares de la final, excepto los porteros. Su talento no está al servicio del kilometraje. Messi sumó 10,262 metros, lejos del jefe de la distancia de su equipo, Rakitic, quien completó casi 14 kilómetros (13.925 mts.). 

2 goles de tiro libre marcó Messi contra el Sevilla en la final de la Supercopa de Europa.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus