•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la vida, no hay que dejar pasar las oportunidades. Así lo hizo Adonis Rivas en su combate contra Diego “Pelucho” Morales, Eddy Gazo ante el argentino Miguel Ángel Castellini, Eduardo “Ray” Márquez con el español Jorge Mata, entre otros peleadores nicaragüenses que, sin muchas opciones, sorprendieron y se coronaron campeones mundiales de boxeo.

Pero esta sorpresa no pudo ser igualada por el chontaleño Dixon Flores, quien el sábado en un estadio de beisbol de Guamúchil, en Sinaloa, México, fue noqueado en cinco rounds por el mexicano Carlos Cuadras, el sólido campeón supermosca (115 libras) del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Cuadras es el mismo que recientemente estuvo en Nicaragua en una comitiva encabezada por Mauricio Sulaimán, presidente del CMB. El mismo que, con sus bailes y su pintoresca forma de ser, robó muchas sonrisas en un acto organizado en la Alcaldía de Managua.

Pero a Flores no le arrancó sonrisas. Fueron muecas de dolor en el quinto round, cuando lo envió dos veces a la lona, para completar la cuarta defensa de su cinturón de las 115 libras.

El duelo

Bajo la dirección de Gustavo Herrera, Flores salió decidido a fajarse con Cuadras. Le dio buenos resultados en el primer round, cuando sacó una ligera ventaja con sus golpes de poder.

Pero en el segundo round, Cuadras rápidamente entró en sintonía. Una serie de ganchos de izquierda desdibujaron el rosto de Dixon, quien empezó a sentir los efectos del fuerte golpeo a los bajos.

Cuadras manejó muy bien esa izquierda, y esquivó la ofensiva del pinolero con sus quiebres de cintura.

En el tercero, Cuadras fue tomando el control de las acciones, sometiendo duramente a la humanidad de Flores, a pesar que el mexicano dejaba su guardia abierta al lanzar muchos de sus golpes de poder. Sin duda alguna, con ese boxeo, difícilmente Cuadras podría resistir el ataque ordenado, meticuloso y de poder de Román “Chocolatito” González, actual campeón en la categoría anterior.

La definición

Cuadras siguió manteniendo el control de la pelea en el cuarto round, mientras que el chontaleño comenzaba a mostrar los estragos del cansancio. Los ganchos de izquierda le mecieron la cabeza en más de una ocasión, provocando preocupación en la esquina encabezada por Herrera.

En el quinto, se produjo el final cuando Cuadras apenas sonando la campana, se lanzó a la caza de Flores y lo mandó a la lona con media docena de golpes que dieron en el blanco.

Dixon se levantó, intentó seguir, fajándose para tratar de restar ímpetu en el ataque del campeón, pero no pasó mucho tiempo para que Cuadras lo enviara nuevamente a la lona con otra combinación de golpes a la cabeza, que lo dejaron totalmente aturdido.

Flores se levantó por segunda ocasión, quiso seguir, pero no estaba en buenas condiciones. El réferi Frank Garza decidió poner fin a las acciones a los 1:11 minutos de ese quinto asalto.

Sin duda alguna, las opciones de éxito de Flores eran mínimas. El sábado, intentó escribir su nombre en la historia del boxeo nicaragüense, con flamantes letras doradas, pero no pudo emular a esos inesperados campeones mundiales como Adonis, Gazo y Márquez.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus