Pablo Fletes
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El viernes pasado, el equipo de trabajo de Román “Chocolatito” González anunció que su preparación para la defensa del 17 de octubre ante el hawaiano Brian Viloria, la culminarían en Costa Rica y no en el “Big Bear” de California, como lo habían anunciado en un principio.

El cambio de escenario tiene varias lecturas, entre ellas lo económico, el tema de la visa de los sparrings y hasta la altura, combinado con el frío, que podrían buscar en el vecino país del sur.

Pero más allá de las intenciones que tengan, no me parece lo más lógico irse a Costa Rica a reconcentrarse, cuando lo pueden hacer en Coachella, en California, en donde completaron una muy buena preparación para la pelea última contra el mexicano Edgar Sosa, en mayo pasado.

Personalmente, conocí el gimnasio Lee Espinoza en el Valle de Coachella, acompañando a René Alvarado para su combate contra Joseph Díaz a inicios de julio, y en ese gimnasio se respira un ambiente de puro boxeo.

Ese gimnasio, que pertenece a la municipalidad local, es amplio y con muy bien equipo. La pelea contra Viloria es de suma importancia.

Y aunque Román es favorito entrenando en Costa Rica, Nicaragua o cualquier otro lugar, es mejor estar aislado, reconcentrado, para una de las peleas más importantes en la carrera del “Chocolatito”.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus