•   Pekín, China  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Levantarse a las 5:00 de la mañana para entrenar antes de ir a trabajar sembrando café y retomar los entrenamientos por la tarde: así es una jornada habitual en la vida de Erick Rodríguez, único nicaragüense en el Mundial de atletismo de Pekín, que batió en China un récord nacional.

Los 1,500 metros masculinos, donde este jueves se disputó la primera ronda, era la única prueba con presencia de Nicaragua en esta edición mundialista y allí Erick Rodríguez, oriundo del departamento de Jinotega, en el norte del país, tenía como misión y casi como obsesión batir el récord de su país, para recompensar tantos esfuerzos y tantos sacrificios.

Alegre

Cuando el electrónico del estadio Olímpico de Pekín marcó los tiempos, en su cara se dibujó una enorme sonrisa pese a haber quedado último de su serie y eliminado del Mundial: un tiempo de 3:49.64. Objetivo cumplido.

"Estoy muy alegre. Sé que no gané, pero me siento muy alegre con mi resultado. Mi objetivo era mejorar mi marca y me voy con un récord que llevaba muchísimo tiempo", comentó a la AFP al término de la prueba.

Erick Rodríguez hablaba justo en el lugar donde un día antes Usain Bolt se había detenido para hacer unas breves declaraciones tras su clasificación a la final de los 200 metros.

La vida de Rodríguez como atleta, eso sí, está a años luz de la de la superestrella jamaicana.

Su rutina

"Tengo mi trabajo en la agricultura. Me dedico a la siembra de café. Es para sostener la economía de uno, no se gana mucho, pero con eso se sobrevive. Mi situación económica es un poco complicada. La Federación (Nicaragüense de Atletismo) me apoya un poco para los tenis, las camisas... A veces compro yo mismo mis vitaminas", explica el nuevo plusmarquista nacional del kilómetro y medio.

"Cuando yo empecé, en el año 2005, no tenía ninguna ayuda. Como no tenía nada de apoyo, me dediqué a mi trabajo. Ellos (los responsables de la Federación nacional) me buscaron y decidieron darme un poco, no mucho, pero un apoyo", apunta.

El sueño olímpico

Erick Rodríguez está convencido de que si hubiera nacido en otro país con más tradición de atletismo y unos medios económicos más sólidos, sería un atleta con marcas mucho mejores y con aspiraciones mucho más altas.

"Es muy duro, uno tiene que trabajar. Es un deporte que no se apoya al 100% como en otros países. Yo, con un apoyo del 100%, sería un buen corredor. Mejoraría mucho el resultado que he conseguido hoy", estimó.

Pese a su récord, Rodríguez terminó por tiempos en el puesto 39 entre 41 participantes, solo superando al jordano Awwad Al Sharafat y al atleta de Yibuti, Ayanleh Souleiman.

El anterior récord nicaragüense lo tenía Roger Miranda desde 1989, con un tiempo de 3:53.23, por lo que Rodríguez lo superó en casi cuatro segundos. El atleta nicaragüense también pulverizó en Pekín su mejor marca personal, que era de 3:53.27.

En las mañanas en las que suena el despertador a las cinco de la mañana, Erick Rodríguez tendrá a partir de ahora una ilusión: estar en Rio-2016.

"Para mí sería un gusto estar en unos Juegos Olímpicos. Espero seguir trabajando y estar ahí. Me sentiría ya totalmente feliz como atleta, es lo máximo", se ilusiona.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus