•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Este Usain Bolt que estamos viendo hacer añicos nuestra capacidad de asombrarnos, podría ser capaz, después de atravesar por el inevitable envejecimiento, de llegar a la tumba lleno de vigor, aullando y golpeándose el pecho, como ayer en la pista del Nido de Pájaro en Pekín, ganando en forma relampagueante los 200 metros, frustrando nuevamente al restaurado Justin Gatlin con un tiempo de 19.55, que pudo ser mejor de no ser por su forma de cerrar con el triunfo en el bolsillo.

Fue otra exhibición de frenesí, contundencia y aplastante superioridad por parte del sprinter jamaicano, que hace pocos años fijó el límite de esa distancia que dominó largo rato Michael Johnson, en un fantástico 19.19 segundos. Y se piensa, que el único mortal capaz de tumbar esa marca, es él mismo.

La décima medalla de oro de Bolt en Mundiales, es un certificado de su grandeza destrozando rivales tanto en 100 como en 200 metros. “La clave será como manejar la curva”, había advertido con una solemnidad conmovedora, y efectivamente, así fue: en la prolongada curva, Bolt activó su motor “turbo” y se tragó las posibilidades y las expectativas de Gatlin.

Cuando ambos entraron a la recta final, la carrera estaba decidida pese al esfuerzo supremo del estadounidense de 33 años. Ahí estaba Bolt pisando el acelerador a fondo con su gran zancada, zumbando mostrando la brillantez de su mirada y lo reluciente de su dentadura, sin preocuparse del tiempo, solo concentrado en el triunfo que estiraba su leyenda como el mejor velocista de todos los tiempos.

¡Ah, si no hubiera sido descalificado en el 2011, estaría celebrando su cuarta barrida en Mundiales! Sin duda algo irrepetible. En estos tiempos, prevalecer así, es fenomenal. Nunca antes el término INVENCIBLE, había graficado tan bien a un sprinter como lo ha hecho Usain Bolt, una fuerza de la naturaleza. Todo en él es asombroso, sobre todo, esa facilidad para imponerse en forma constantemente rotunda.

Ahora va por el oro en el relevo 4x100, que sería su número 11 en estos eventos, mientras mira hacia Río de Janeiro 2016, pretendiendo ser el único de 3 oros consecutivos en Juegos Olímpicos, en las dos pruebas reinas de la velocidad pura. Debe lograrlo, y hacer que los tiempos futuros embalsamen su grandeza.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus