•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La neblina que rodea el entorno del shortstop nicaragüense Elmer Reyes no es tan fuerte como para opacar por completo la visión de un pelotero joven, talentoso y con deseos de reivindicarse, por los desagradables sucesos que truncaron, de momento, su camino rumbo a Las Mayores.

Este sábado, el periodista Levi Luna anunció a través de su cuenta en la red social Facebook la contratación de Reyes por los Black Ducks de Long Island, instalados en Nueva York, que pertenecen a la Liga Atlántica de Béisbol Profesional, en Estados Unidos.

Lo último que pierde el pelotero nicaragüense es la fe y, aunque la liga en la que participará no está afiliada a Las Mayores, recibió la noticia emocionado, consciente de que es la vitrina idónea para mantenerse activo y demostrar que tiene el potencial necesario para escalar a la Gran Carpa.

A inicios de este año, los reflectores estaban sobre el campocorto nagaroteño, de quien se creía que podría debutar esta temporada en Las Mayores. Sin embargo, los Bravos lo dejaron en libertad debido a los problemas extradeportivos en los que se vio vinculado el pasado 22 de mayo en Ohio, Estados Unidos.

Reyes fue acusado por presunto secuestro y violación a una mujer. Según reportes oficiales de ese caso, el nicaragüense habría cometido los hechos después de un partido entre los Bravos de Gwinnett y los Clippers de Columbus en Triple A.  

Aparentemente, habría compartido tragos con dos mujeres, a quienes por el avanzado grado de ebriedad no las dejó conducir a sus casas. En cambio, Reyes habría pagado una habitación de un hotel, una de ellas se durmió y a la otra aparentemente la forzó a tener relaciones sexuales.

Desde entonces, todo se puso cuesta arriba para Reyes, la organización de los Bravos de Atlanta pagó una fianza de 50,000 dólares para que resolviera sus problemas en libertad, pero fue puesto en una lista restringida, antes de ser dado de baja a inicios de agosto.

Puede resurgir

No hay mal que dure cien años o alguien que viva tanto para sufrirlo. Antes de lo que se hubiese imaginado, Reyes tendrá la oportunidad de redimirse, espantar las malas vibras y proyectarse hacia la liga donde todos los peloteros desean llegar.

Con los Black Ducks, Elmer tendrá que elegir entre las buenas y las malas decisiones. Con apenas 24 años de edad, tiene tiempo suficiente para aspirar a hacer una noble carrera en el extranjero; de él dependerá que el trabajo de varios años en una organización de Grandes Ligas pueda rendir frutos. 

  • .216 bateó Elmer Reyes esta campaña en Triple A, antes de haber sido dado de baja por los Bravos de Atlanta, por estar involucrado en un presunto caso de violación.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus