Pablo Fletes
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El sábado en el Forum de Los Ángeles, Ricardo Mayorga lo volvió a hacer. El nicaragüense, dos veces campeón mundial, nuevamente fue derrotado por Shane Mosley, es una pelea que tenía su guión escrito con mucha anticipación.

Y es que no podemos pensar en algo diferente, cuando la carrera de Mayorga, en su mejor momento, se vio afectada por su indisciplina, falta de entrenamiento y profesionalismo.

Mayorga tenía todas las condiciones para ser una estrella sólida en el boxeo, pero nunca lo quiso ser. Se conformó con sus buenas presentaciones ante Andrew “Seis Cabezas” Lewis y Vernon Forrest, ambos ya fallecidos en diferentes circunstancias, para proyectarse con fuerza en el mercado estadounidense.

Después lo vimos ganando una que otra pelea importante ante Michelle Picirillo y Fernando Vargas, pero paremos de contar.

No llegó en plenitud a sus grandes citas con Félix “Tito” Trinidad, Shane Mosley en su primer enfrentamiento, Miguel Cotto y Oscar De La Hoya. Ante Cory Spinks perdió, pero ahí sufrió una “pasada de cuenta” por sus comentarios antes de la pelea.

Aunque peleó con los mejores, Mayorga no se entrenó para enfrentar a esos rivales de gran calidad y por esa razón lo vimos caer. El sábado, no se esperaba más de él. Se vio sumergido en problemas de peso, en una disputa judicial con Don King y sus entrenamientos, fueron un misterio total. Antes de la pelea, tuvimos información y fotografías de los entrenamientos de Mosley, pero de Mayorga nada.

Así que era previsible que perdiera el sábado y de esa manera. Pienso que no había que pedirle mayor cosa, porque aparte de sus 42 años, el cuido personal no ha sido lo mejor, sigue fumando y ese mal hábito resta condiciones a cualquier atleta, y más a alguien que ya ha pasado la barrera de las cuatro décadas.

Ciertamente, Mosley es mayor. Tiene 44 años, pero aparte de algunos problemas personales, no se conocen que lleve un tren de vida desenfrenado. Ha sido un atleta que se cuida, y más ahora que tiene a un hijo que también practica el boxeo profesional.

Sinceramente, no sé qué vendrá para Mayorga en su futuro inmediato. Desde Los Ángeles, informaron que no se encuentra en una buena relación con su representante, pero es difícil pensar que le quede mucho tiempo en el boxeo.

Los años pesan. El sábado lo vimos con Mayorga. Pero al final del camino, será su decisión la que prevalezca, porque si desea continuar o no es su problema. Mucha gente lo odia, mucha gente lo critica, pero si vuelve a pelear, seguramente muchos de sus críticos estarán sentados frente al televisor,  viendo su pelea y preparando sus argumentos para destrozarlo una vez más con sus críticas.

¿Qué es lo mejor? Que se retire y emplee sus últimas ganancias para desarrollar un negocio personal. Pero al fin y al cabo, no soy yo quién decidirá lo que haga con su vida alguien como Mayorga que ha sido querido por algunos, odiado por muchos, pero inevitablemente visto por todos.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus