•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Manchester United fue el gran animador de la última jornada del mercado de fichajes en Europa con varias operaciones destacadas, entre ellas la compra del delantero francés Anthony Martial al Mónaco, aunque al final no pudo hacerse el trueque de arqueros con el Real Madrid.

Según la prensa española, por la tarde United y Real Madrid habían acordado el traspaso del español David De Gea al conjunto blanco por entre 20 y 40 millones de euros, según variables, y a cambio el costarricense Keylor Navas dejaba la capital de España con destino a Manchester por una suma de 10 a 15 millones de euros.

Sin embargo, los medios españoles informaron que los contratos no llegaron a tiempo a la sede de la Liga Profesional de Futbol al cierre del mercadoy la operación no pudo ser validada.

“Un cambio en las cláusulas del contrato retrasó la operación, el club inglés no las aceptó a tiempo”, escribe el diario deportivo madrileño Marca en una edición digital.

Por su parte, la radiofónica Cadena Cope indicó que el Real Madrid disponía de pruebas de que había mandado a tiempo la documentación.

Si no se produce el traspaso -que la Liga española no registró en su página de internet, contrariamente a los otros fichajes de este lunes-, De Gea, de 24 años, seguiría un año en Manchester, a pesar del pulso que le opone al técnico Louis Van Gaal, y Navas podría seguir como portero titular del Real Madrid.

La compra de Martial

El gran fichaje del último día del mercado se había producido horas antes: el United compró al Mónaco el pase del joven delantero francés Antony Martial, de 19 años, por unos 80 millones de euros, según la prensa inglesa.

El jugador, incluso, tuvo que abandonar la concentración de la selección francesa para viajar a Manchester y someterse al examen médico previo a la firma de su contrato.

Si el domingo el Manchester City rompía el mercado contratando al mediapunta belga del Wolfsburgo Kevin de Bruyne por unos 75 millones de euros, su rival ciudadano contraatacó con una operación aún más sorprendente, en la que está implicado un jugador que apunta buenas maneras, pero que aún no ha demostrado nada al más alto nivel.

El traspaso de Martial al United es la culminación de un mercado en el que los equipos ingleses se han valido del nuevo contrato televisivo firmado (por el que han pasado a cobrar 2,300 millones de euros anuales) para gastar a espuertas.

Así, y además del pase de De Bruyne, el delantero Raheem Sterling dejó Liverpool con destino al City por unos 69 millones de euros, los Red contrataron al belga Christian Benteke (45 millones de euros) y al brasileño Roberto Firmino (410), y el Chelsea fichó al español Pedro Rodríguez por 30 millones, recientemente.

Los grandes animadores han sido los dos clubes de Manchester: el City, además de De Bruyne y Sterling, fichó el central argentino Nicolás Otamendi (pagando unos 50 millones) y al internacional Febian Delph (por otros 11.5).

Culmina la renovación

Pero el United se ha llevado la palma. Tras cuatro temporadas sin conseguir el título de la Premier League y aprovechando su regreso a la Liga de Campeones, el club de Old Trafford ha renovado el equipo y si ya había hecho muchas operaciones este verano (llegaron Depay, Schweinsteiger, Schneirderlin y Darmian por Di María, Van Persie y Nani), las últimas horas fueron frenéticas en las oficinas de los Diablos Rojos.

La llegada de Martial coincidió con varias salidas: el mexicano Javier “Chicharito” Hernández se marcha al Bayer Leverkusen, el internacional belga Adnan Januzaj fue cedido al Borussia Dortmund y el arquero danés Anders Lindegaard fue traspasado al West Bromwich.

El mercado en Inglaterra, donde este lunes era festivo, se cierra además 24 horas más tarde.

Aparte de la operación De Gea, convertida en un culebrón el lunes, los equipos grandes ya tenían los deberes hechos y solo el Villarreal anunció el regreso del exdelantero del Atlético Adrián López, que jugó la pasada temporada en el Oporto.

El club portugués anunció a última hora el fichaje del delantero centro mexicano Jesús Corona, procedente del club holandés Twente, por 10.5 millones de euros.

En Alemania, además de las llegadas ya comentadas de “Chicharito” y Januzaj, el movimiento más importante fue el traspaso del campeón del mundo en Brasil Julian Draxler, que deja el Schalke con destino al Wolfsburgo para sustituir a De Bruyne, a cambio de unos 35 millones de euros.

Desmantelamiento

En Francia, el Rennes anunció la cesión con una opción de compra de 20 millones del volante colombiano Juan Fernando Quintero, procedente del Oporto; el Burdeos fichó al central brasileño Pablo; el Nantes al capitán de Albania Lorik Cana y el Marsella contrató al defensor portugués Rolando y al chileno Marcelo Isla.

Caso especial merece el Mónaco. Con la llegada al club del multimillonario ruso Dimitry Rybolovlev en 2012, el nuevo propietario anunció inversiones millonarias para competir con el París SG y hacer del equipo del Principado una potencia en Europa, pero lo cierto es que dos años después de la llegada de estrellas como Radamel Falcao y James Rodríguez, la venta de Martial ha acabado por desmantelar una plantilla.

A la marcha de los dos colombianos hace un año (aunque a Falcao, cedido al Chelsea, aún le quedan dos años de contrato), le han seguido este verano las salidas de Kurzawa, Abdennour, Kondogbia o Ferreira Carrasco, además de Martial. En total, 180 millones que han entrado en las arcas monegascas.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus