•  |
  •  |

¡Cómo se ha popularizado el No Hitter! ¿Se imaginan seis en un mes superando los cuatro registrados en junio de 1990? No, no puede ser, pensarán con una sensatez histórica. Pues casi ocurre en este agosto enloquecedor para los bateadores. El día 12, Hisashi Iwakuma de los Marineros de Seattle, dejó sin hit ni carrera a los Orioles de Baltimore; el 20, Chris Archer de los Rays de Tampa y Alfredo Simon de los Tigres de Detroit, limitaron a solo un hit a los Astros de Houston y los Rangers de Texas; un día después, el 21, un desconocido pitcher perdedor de Houston, Mike Fiers, sorprendiéndose a sí mismo, trabajó un No Hitter contra los Dodgers; y el 26, “la fiebre” por poco atrapa a los Angelinos de Anaheim cuando el otrora temible Justin Verlander de los Tigres, logró reducirlos a solo un hit alargando el asombro.

Estábamos rascando nuestras cabezas pensando sobre esta multiplicidad de posibilidades de No Hitter, cuando antes de caer el telón en este agosto, el derecho de los Cachorros Jake Arrieta, instalado en el mismo montículo en el que Sandy Koufax hace medio siglo se convirtió en el sexto lanzador en la era moderna en “bordar” un Juego Perfecto, precisamente contra los Cachorros, gritó ¡Hey mírenme, yo también puedo hacerlo!, y estranguló a los Dodgers con pitcheo de 12 ponches, en lo que fue el sexto sin hit ni carrera del 2015 y tercero en agosto, imponiéndose 2-0 con el respaldo del jonrón 21 del explosivo prospecto Kris Bryant en el propio primer inning, quien llegó a 79 impulsadas remolcando a Chris Denorfia.

¿FUE HIT O NO?

Hubo un momento, en que Arrieta pudo ser herido. Fue en el cierre del tercer episodio, cuando la pelota impulsada violentamente por un swing de Enrique Hernández, saltó y rebotó en el guante de Starlin Castro. El anotador Jerry White lo apuntó como error y nadie se incomodó, excepto Hernández. Era muy temprano y el mánager de los Dodgers Don Mattingly solo estaba interesado en la presencia de su primer hombre en las bases con el pitcher Alex Wood en turno, sacrificándose con un out, para la oportunidad del lead-off Jimmy Rollins quien se ponchó. ¿Fue hit el de Hernández? Posiblemente si la jugada es sometida a revisión posterior en cualquier otro juego, no en un No Hitter.

Los Dodgers solo tuvieron a otro hombre en las bases: Rollins por boleto en el sexto. Arrieta, un inesperado máximo ganador de las Mayores con 17, admitió que el batazo de Hernández  sobre un lanzamiento de bola cortada, le pareció hit a primera vista. Pero después, con lo que ocurrió, pensó que podía ser hit o error. Don Mattingly asestó un manotazo a los cuestionamientos al decir: tuvimos 27 oportunidades de conectar un hit, y no lo logramos. Arrieta lanzó en gran forma.

El sexto No Hitter de la temporada, mantiene abierta la gran intriga del mes de septiembre: ¿cuántos más veremos? Como está luciendo de afilado el pitcheo, tal posibilidad estará flotando en cada juego. No se necesita ser un Clayton Kershaw o Zack Greinke, basta ser un Mike Fiers.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus