•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Selección Nacional de Futbol regresa a la acción en las Eliminatorias Mundialistas contra su similar de Jamaica, en busca de aprovechar el impulso generado por sus triunfos sobre Anguila y Surinam en las dos primeras fases y esta noche (7:00) intentará extender su buen ritmo.

Sin embargo, tendrá en frente a un combinado que viene inspirado tras lograr el subcampeonato de la Copa Oro y haber exhibido un enorme desempeño en la Copa América de Chile. Los “Reggae Boys”, bajo la dirección del alemán Winfried Schäfer, querrán adelantar la eliminatoria en casa, a sabiendas que un empate o derrota contra la Azul y Blanco podría arruinarles sus planes.

Los logros de ambas selecciones, evidentemente cada cual en escenarios totalmente distintos, generan cierto morbo. No hay manera de evitar la ansiedad, cuando las expectativas nos invitan a hacer pronósticos e incluso imaginarnos el desenlace del encuentro.

Nicaragua, con una selección plagada de jugadores jóvenes, adaptados a una filosofía distinta a la de hace algunos meses, más arriesgada y con mayor empuje, tiene la posibilidad de escribir con pluma fina la historia de la Azul y Blanco en fases eliminatorias.

A la par, Jamaica dispone de jugadores con capacidades técnicas destacables, que se basa en aprovechar la contextura física e individualidades de los futbolistas que militan en ligas internacionales. La razón llama a pensar que los jamaiquinos tendrían que imponerse, pero el técnico de Nicaragua, Henry Duarte, prefiere que le demos el beneficio de la duda.

Propuesta nica

El desempeño de Nicaragua en las fases previas ha sido notable, en gran parte tiene que ver con el parado técnico-táctico del grupo, que ha sabido plasmar en el terreno de juego la filosofía de Duarte. Sin embargo, ha sido de sustancial aporte las individualidades de jugadores como Juan Barrera, Carlos Chavarría, Fernando Copete y Jason Casco.

Esta noche, la Azul y Blanco tendrá que estar lo más compacta posible, lo destacó el estratega durante los entrenamientos. “La unión y el trabajo en conjunto será la clave para obtener un buen resultado”, confesó. Pero, como de costumbre, el aporte extra que brindan “Carlitín” y el “Iluminado” en zona de ataque, más la rudeza de Copete y Casco en defensa, podrían ser factores influyentes en el resultado.

Adicionalmente, jugadores como Manuel Rosas y Franklin López le dan al equipo un toque de experiencia. Si hay alguien capaz de abrirse espacios en la mitad del campo e inyectarle buen ritmo a la ofensiva nicaragüense, ese es Franklin y al lado de Manuel López podrían establecer una interesante dinámica transitando el balón.

El de Barrera es un caso especial, Duarte se mostró incómodo con el “Iluminado” por el hecho que no realizó el viaje a Kingston con el resto del grupo este martes, sino hasta ayer. Incluso llegó a considerar la posibilidad de dejarlo en la banca, aunque es difícil imaginar que no lo ponga de inicio, sabiendo que es un elemento que marca la diferencia.

Más fogueados

Jamaica utilizó la Copa América como banco de pruebas y la verdad es que el experimento de jugar una competición ajena a su zona salió bastante bien. Los jamaicanos se marcharon de Chile con cero puntos, es cierto, pero con tres derrotas por la mínima ante selecciones ya muy hechas en el panorama sudamericano como Argentina, Paraguay y Uruguay.

Sobre todo el equipo que dirige el alemán Winfried Schäfer dio la sensación de que defensivamente ha progresado mucho y ahí pondrá todas sus bazas en las eliminatorias, adicionalmente por su categoría buscará hacer todo el daño posible en zona de ataque.

Jugadores que militan en Inglaterra, bien sea en clubes modestos de la Premier o punteros de Championship, le dan mayor empaque a un conjunto físicamente muy sólido. Jugadores como Héctor, Mariappa, Austin, McAnuff y Dawkins ayudan a ello.

Con Schäfer, un auténtico trotamundos que ganó una Copa de África con Camerún en 2002, los “Reggae Boys” llegaron en julio por primera vez en su historia a la final de la Copa Oro tras batir a la selección estadounidense de Jürgen Klinsmann en semifinales. Un año antes, ganaron también la Copa Caribeña.

Nicaragua inspira mucho más respeto que en años recientes, pero deberá emplearse a fondo para cortarle las alas a una selección que está reeditando las gestas de aquel equipo que se clasificó para la Copa Mundial 1998.

La vuelta de la eliminatoria entre los “Reggae Boys” y Nicaragua se juega la próxima semana en Managua.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus