•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dios desde su trono se vistió de azul y blanco, obró un milagro y acabó con el ateísmo. Reeditó la historia de David contra Goliat; Nicaragua venció 2-3 a Jamaica anoche en el Independence Park en Kingston, un triunfo histórico.

Los adjetivos se quedan cortos para una obra de arte dibujada por un grupo de muchachos que tienen hinchado de orgullo a una nación anónima futbolísticamente en eliminatorias mundialistas hasta ayer.

Nicaragua vivió una noche mágica, quebró los paradigmas, botó los pronósticos y dejó una huella imborrable. Son de esos partidos en el que la ilusión se convierte en realidad, donde los sueños se cumplen, el futbol volvió a burlarse de los escépticos e incrédulos; aunque todavía sea difícil de creer, la Selección Nacional tumbó al subcampeón de la Copa de Oro y al equipo que jugó el Mundial de Francia 1998, con goles de Manuel Rosas (penal), Carlos Chavarría y Luis Galeano.Decenas salieron a celebrar a las calles de Managua.

¡Espectaculares 15 minutos!

La Selección inició el partido sin complejos. No arrancó Juan Barrera, pero eso evidenció que este equipo no depende de un futbolista que juega en Europa y que supuestamente postergó su vuelo a Jamaica en dos ocasiones. La presencia del “Iluminado” no hizo falta, al menos en el arranque, porque Nicaragua jugó los primeros 15 minutos de un partido mundialista más excelso de la historia.

Fueron 15 minutos perfectos, Nicaragua salió al terreno como un búfalo, a embestir desde el arranque, manejó la pelota, adelantó las líneas para asfixiar al rival, puso nervioso a Jamaica, aprovechando las desconcentraciones defensivas y ejecutando los contragolpes de forma magistral y precisa.

Manuel Rosas inauguró el marcador en apenas 5 minutos. El mexicano nacionalizado nicaragüense, se creó un penal inesperado, envió un centro desde la banda izquierda, el defensor Kemar Lawrence hizo piruetas con el balón tocándolo con la mano y el árbitro central salvadoreño Marlon Mejía no dudó en pitar la pena máxima. Ejecutó Rosas, gol de Nicaragua, 0-1 y primer estallido de alegría.

Jamaica no lo podía creer y todavía les faltaba sentir un balde de agua fría. Apenas dos minutos después del gol de Rosas, exactamente en el 7, Norfran Lazo vio un hueco en la defensiva rival, filtró el balón con la maestría de un arquitecto, corrió Chavarría como Usain Bolt y con un disparo raso potente a la derecha del arquero jamaiquino, marcó el 0-2.

Frenetismo al máximo

La incredulidad en los rostros de los jamaiquinos era evidente. Un silencio funesto invadió cada rincón del coloso de Kingston, así finalizó el primer tiempo con un 0-2 contundente. Apenas inició la parte complementaria con Barrera ya en el terreno después de sustituir a Nofran, quien salió por lesión al minuto 37, y Nicaragua marcó el 0-3 que parecía lapidario.

Barrera aprovechó un desparpajo defensivo, desbordó por la derecha defensor jamaiquino, levantó su mirada, vio a Galeano entrando solo al área y le puso un pase de medio gol. Galeano (48´) anotó a puerta vacía, ya no era solo un milagro, también una goleada inesperada.

A partir del tercer gol resucitó Jamaica. Se adueñó del balón, acosó a Nicaragua por todas las vías, principalmente en el juego aéreo, aprovechando la fortaleza física. Después de tanta insistencia, Darren Mattocks (69´) se burló de Jason Casco en un mano a mano, y no perdonó a Justo Llorente, quien a la verdad jugó el mejor partido de su carrera, fue un santo en la portería, se cansó de realizar atajadas, pero tampoco es inmortal.

Con el 1-3, Jamaica intentó la remontada. Las piernas de los jugadores nicas flaquearon, marcó Adrián Mariappa (78´) en medio de un desparpajo defensivo, 2-3 el marcador y el fantasma de la decepción empezó a rondar en Nicaragua que vivió un suplicio en los últimos minutos llenos de frenetismo, resistió la Selección y así se cumplió el milagro más grande que ha vivido el futbol nacional.

A esta historia le falta un capítulo. El próximo 8 de septiembre se juegan los últimos 90 minutos en el Estadio Nacional, si existe una ventaja mínima pero no hay nada escrito. Se vale la pena soñar e imaginar que Nicaragua puede avanzar más largo de una tercera fase de eliminatoria mundialista.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus