•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No es una sombra, ni un fantasma de lo que fue, el Roger Federer que estamos viendo avanzar con su pasado vivo a los octavos en el Abierto de Estados Unidos, último Grand Slam del año, sin perder set, lanza una seria advertencia sobre su pretensión varias veces desvanecida de ganar su 18 “Grande”, a todos los sobrevivientes incluido Novak Djoikovic, a quien venció recientemente en Cincinnati.

En tanto, Serena Williams que estuvo nerviosa en los primeros duelos de este evento, llegando a cometer 10 dobles faltas y 37 errores no forzados ante la holandesa Kiki Bertens en la segunda ronda, se mostró con su calma recuperada, ejerciendo su habitual dominio para liquidar ayer 6-3 y 6-3 a Madison Keys.


DUELO ENTRE HERMANAS

Después de esa demostración de seguridad y contundencia y con ausencias tan importantes como la de Maria Sharapova, lesionada, Serena –si es que su hermana Venus no se le cruza en el camino durante su próximo duelo- parece encaminarse a su triunfo 22 en estos torneos de “cinco estrellas” y ser la primera en 27 años, desde Steffi Graff en 1988, en lograr barrer con todos los “Grandes”, Australia, Roland Garros en París, Wimbledon y el Abierto de Estados Unidos, que ganó brillantemente el año pasado.

Con Nadal fuera de combate y Djokovic ansioso en pie de guerra, Federer ha logrado evitar el desgaste en las primeras rondas antes de entrar a la ronda de los 16 mejores, cuando las exigencias crecen. En la vuelta de la esquina, lo espera John Isner, de 30 años con elevación de 6 pies y 10 pulgadas, dueño de un servicio eriza-pelos que le ha permitido establecer los records de 113 “ases” en un juego y de 85 en un set, considerado siempre un peligroso contrincante.

ROGER EVITA “MORDISCOS”

Impresiona ver a Federer esquivando los “mordiscos” del paso del tiempo y avanzando lo mas largo posible en diferentes torneos, incluyendo los cuatro de mayor exigencia, conservando el respeto obtenido con sus 17 grandes conquistas y ese sostenimiento en las esferas de la grandeza ocultando su desgaste con un nivel de competencia sin edad. Asombroso es el termino que puede graficarlo.

Con 33 años, aún sin haber podido equilibrarse con Maureen O`Conolly, Margaret Court y Steffi Graff, en lo referente a completar la barrida de los cuatro “Grandes” el mismo año, Serena Williams ha sido calificada como la mejor de todos los tiempos, consideración casi sin cuestionamientos al revisar su fantástica trayectoria exhibiendo una superioridad aplastante. Habiendo enderezado su juego a tiempo, todos esperan su nueva coronación en Nueva York, empatando en 22 conquistas máximas con Steffi Graff, igualando también con Martina Navratilova, que a esa edad, fue capaz de imponerse en Wimbledon.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus