•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Qué será más difícil, rematar o remontar? A simple vista, lo primero es más viable, así la diferencia sea apenas de un gol, pero, como ignorar la capacidad de enderezamiento que puede ofrecer un equipo espoleado por la desesperación. Nicas y jamaicanos están obligados a masticar plomo esta noche en busca de realizar sus pretensiones. ¿Quién prevalecerá? Esa es una intriga gigantesca, como la batalla de Teseo y el Minotauro. ¿Cuál de ellos sobreviviría en el Laberinto?

Pase lo que pase hoy, la reputación conseguida contra reloj por Henry Duarte, permanecerá intocable. Ningún técnico ha llevado tan largo exitosamente a un onceno pinolero. “Será un partido más intenso que el anterior”, ha advertido. Esto favorece a Jamaica, con hombres quizás de menos alma y corazón, pero de más vitalidad, estatura y rapidez, aunque necesitados de mejor funcionamiento que el pasado viernes.

Jamaica tendrá que acelerar

Se dice que presionando, se fabricarán complicaciones a un enemigo que entrará al duelo intentando romper cadenas lo más pronto posible para poder volcarse, pero no creo que Duarte se atreva a una propuesta muy osada tan temprano. Seguramente, va a esperar como planteará Jamaica sus arremetidas, posiblemente subiendo a sus laterales para acelerar la circulación y tener mayor presencia por las rayas, buscando como abrir la defensa pinolera, sin descuidar el uno a uno en marcaje frente a los intentos de contragolpear.

Dos serios dolores de cabeza, serán Barrera incursionando por la derecha y Chavarría, abriéndose paso desde atrás. Pero naturalmente, Duarte no se va a refugiar en el accionar de ellos, necesitará agregar gente en el área, y en esa tarea, aplicar variantes, que no pueden desarticular el aspecto defensivo mientras se maneje la ventaja y el tiempo avance.

A evitar el desgaste

Jamaica tuvo más tiempo el balón en Kingston, pero no supo administrarlo. Fue un equipo diferente al que cortó las alas de Estados Unidos en la Copa de Oro, más aproximado al desteñido visto ante México en la final. Por supuesto, recibir dos goles tan rápidamente, desorienta, y quedar atrás 0-3, rompe corazones. Hizo valer Jamaica  en el cierre de juego su resistencia física de maratonista, y sin necesidad de mejorar su entendimiento, ejerció una gran presión llegando a marcar dos goles en la recta final.

Explicaba Mauricio Cruz que el calor agobiante que imperó en Kingston, terminó con las reservas físicas de los nicas y eso provocó el angustioso y descontrolado cierre de juego. “Aquí, con un clima tolerable, se podrá correr más terreno por más tiempo, sin derrochar energías”, dijo. 

Esta noche, Duarte y su tropa tratarán de escalar la montaña y concretar la hazaña, en tanto, Jamaica espera excederse en busca de borrar la desventaja y golpear nuestras mandíbulas. ¿Rematar o remontar, qué es más difícil? En la cancha, echando humo, estarán dos equipos masticando plomo despejando la incógnita.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus