•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La italiana Flavia Pennetta ganó el primer título de Gran Slam de su carrera al derrotar este sábado a su compatriota Roberta Vinci por 7-6 (7/4), 6-2 en la final del Abierto de Tenis de Estados Unidos, en Nueva York, y anunció su retiro de la actividad durante la ceremonia de premiación.

“Esta es la manera en que yo quisiera decir adiós al tenis. Estoy muy feliz”, dijo la tenista de Brindisi de 33 años, la campeona de más edad en titularse en Flushing Meadows.

Pennetta, vigésimo sexta sembrada, se convirtió en la segunda jugadora de su país en ganar un torneo de Gran Slam en su primera visita a una final de este tipo.

Por primera vez en la historia de los torneos de Gran Slam, dos tenistas italianas disputaron la final del Abierto de Estados Unidos y de un torneo Major.

Solo la ya retirada Francesca Schiavone había logrado para Italia un título de Gran Slam, cuando se impuso en el Roland Garros de 2010.

Para llegar a esta instancia, la campeona dejó por el camino a seis contendientes, incluida la rumana Simona Halep, segunda del ranking mundial.

“Nunca pensé llegar tan lejos, ni realmente ganar este torneo. Le agradezco a todo el público de Nueva York todo el apoyo que nos dieron. Son muy lindos”, dijo una emocionada Pennetta.

De su lado, la carismática Vinci se echó al público en un bolsillo luego de su sorpresiva victoria sobre la superfavorita, la estadounidense Serena Williams, seis veces campeona del US Open.

“Estoy feliz por Flavia. Se lo merece porque ha jugado un gran torneo e hizo un gran partido”, dijo Vinci, número 43 del ranking mundial, que también disputó su primera final de un Gran Slam.

Pennetta puso la salsa

Pennetta le puso salsa a la pasta de un partido que comenzó algo soso, cuando consiguió el primer quiebre de la tarde en el quinto ‘game’, luego de que Vinci tratara infructuosamente de salvar seis bolas de ruptura.

Poco después, la chica de Brindisi validó su servicio en cuatro puntos para adelantarse 4-2, jugando un tenis de tiros poderosos.

Vinci cambió entonces la táctica y acudió a la misma receta con la que destruyó a Serena Williams el día antes: cambiar el ritmo del partido y soltar su arsenal de ‘droops’ y ‘back-spin’ para tratar de sacar a Pennetta de su zona de confort.

Tal como le ocurrió a Serena, las pelotas con efecto que tocaban el suelo y retrocedían caprichosamente, también desconcertaron un tanto a Pennetta, lo que permitió a Vinci devolver el quiebre y recuperar el partido para el empate 4-4, y más adelante el abrazo 6-6 que obligaba a la minimanga adicional.

Inspirada, Pennetta definió el set de la victoria en apenas 30 minutos, jugando un tenis de precisión al colocar 11 de sus 28 tiros ganadores y cometer solo tres de los 22 errores no forzados que tuvo en el partido.

“Todo jugador sueña con ir a casa con un trofeo y terminar su carrera con una nota como esta, en mi último partido en un US Open”, anunció Pennetta, quien se fundió en abrazo con su amiga Roberta, de 32 años.

“Jugamos nuestro primer partido cuando teníamos 9 años, y desde entonces hemos andado juntas este camino. Podemos escribir un libro las dos”, dijo la nueva campeona del US Open.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus