•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de su ascenso nuevamente a Grandes Ligas, ahora con los Marineros de Seattle, el pitcher nicaragüense Juan Carlos Ramírez se ha empecinado en demostrarle a la dirigencia que no se equivocó con la decisión tomada.

Al igual que Erasmo Ramírez en su momento, Juan Carlos ha pasado por momentos de inconstancias en la Gran Carpa, intentando al fin establecerse como un pistolero de confianza. El destino lo llevó otra vez adonde en alguna ocasión creyeron que sería un lanzador de grandes proyecciones.

Cuando menos lo esperaba, los Marineros de Seattle se interesaron por él. Ese mismo equipo que lo firmó y luego lo desechó sin darle una oportunidad en Grandes Ligas volvió a adquirirlo. Con pocas esperanzas de volver a los primeros planos, Seattle lo trajo desde los Cascabeles de Arizona, enviándolo a Triple A y posteriormente subiéndolo al equipo grande.

Estado de gracia

El nica hizo su debut con Seattle el 8 de septiembre. Lanzó dos innings sólidos contra los Rangers de Texas sin permitir hits ni imparables.

El sábado tiró un episodio contra los Rockies de Colorado, no recibió ni un rasguño y propinó un ponche.  Ya son tres innings en blanco los de J.C., quien vive un momento de gracia con los Marineros de Seattle.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus