•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Todavía está a flor de piel el trabajo monumental que realizó el nicaragüense Erasmo Ramírez contra los Yanquis de Nueva York, que fueron congelados durante siete entradas el lunes por la noche.

Erasmo buscando ese ansiado triunfo 11, aunque no lo logró, dejó un sabor de exquisitez entre los aficionados que fueron testigos de esa grandiosa labor, ante una de las franquicias de mayor renombre en el beisbol de las Grandes Ligas.

El batazo de Carlos Beltrán que dio un rebote extraño en último momento frente al inicialista Richie Shaffer en ese octavo capítulo, acabó con la magia del rivense, quien minutos después se le alteraron los nervios en batazo de Brian McCann, quien fue víctima de una jugada salvadora de doble play del jardinero derecho Mikie Mahtook.

“Cuando él (Mahtook) hizo la atrapada, mi alma regresó a mi cuerpo. Luego mi mente volvió a su lugar para continuar enfocado”, aseveró el rivense, quien mantuvo su récord en 10-5 y efectividad de 3.75.

En tanto Shaffer agregó lo siguiente, tras no  poder controlar ese batazo que lo sorprendió con un rebote inesperado.

“Desafortunadamente la pelota tomó un salto alto y pasó sobre mí. Era un gran trabajo de Erasmo. Él lanzó de gran manera”.

NI EN PINTURA

El habilidoso bateador de los Yanquis de Nueva York Brett Gardner reconoció el gran trabajo del pinolero y espera no volverle a ver la cara una vez más esta temporada.

“Él (Erasmo) ha lanzado bien contra nosotros, y obviamente no hemos hecho un buen trabajo  contra él. Pero creo que no lo volveremos a ver otra vez”, refirió.

Erasmo considera que su trabajo se debió a lo siguiente: “Tal vez la diferencia fue que como ataqué a los bateadores y la mezcla de mis lanzamientos. Solo usé mi bola rápida todo el tiempo y fue un trabajo entre yo y el receptor J. P Arencibia”.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus