•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Quién iba a imaginar, después de ver al Barcelona y el Levante trabados en una lucha pedregosa, sin pistas sobre el futuro inmediato, ir a los vestidores apretados por ese 0-0 inexpresivo, que en el segundo tiempo, en menos de 15 minutos, el equipo azulgrana estaría adelante 3-0?

Un gol de Bartra, defensor central, incursionando como agente secreto en el corazón del área para recibir un bombeado preciso de Messi y rematar, dobló las rodillas del Levante, dejándolo expuesto a un acribillamiento que pudo ser más drástico, de no fallar Messi un penal y no regalar un gol Ter Stegen.

A simple vista, la pizarra favorable al Barsa, siempre líder con dos puntos de ventaja sobre el Real Madrid, lo dice todo, pero no es así. Lo visto en el primer tiempo no tiene nada que ver con lo ocurrido en el segundo. El equipo catalán continúa confundiendo, aunque ganando todos los puntos que ha disputado, tres veces en sus cuatro juegos, con cifras estrechas.

EXTRAÑA ALINEACIÓN

El técnico Luis Enrique presentó una alineación extraña, como si no sintiera la necesidad o la obligación de ofrecer muestras de contundencia. Decidió no alinear a Jordi, Iniesta, Sergi Roberto y Luis Suárez, pese a sangrar por las heridas del suspendido Piqué y los lesionados Rafinha, Bravo y Vermaelen. Fue así como vimos en acción a Munir, Sandro y Gumbau. Eso también confunde, y aún con Messi en la trinchera, hay dificultades.

El primer gol, con estocada de Bartra, de derecha, después de bajar con el amortiguador que tiene en el pecho, esa entrega aérea de Messi, trazada con exactitud, adelantó al Barcelona 1-0 en el minuto 50. La multitud respiró. Aumentó Neymar 2-0 en el 56, con un doble remate desde la frontera del área pequeña por la izquierda. Terminó de clarificar el penal ejecutado por Messi en el minuto 61, estirando a 3-0 la diferencia. El Levante se veía amortajado.

MESSI FALLA PENAL

Dos fallas azulgrana reactivaron la confusión: el gol de Casadesus a los 66, cuando Ter Stegen salió a puñetear en falso un centro y quedó haciendo el ridículo dejando su portón abierto, y la falla del penal por parte de Messi, muy alto, a los 75 minutos. Por sonar el silbato en el minuto 89, fue Messi quien cerró el marcador con una de sus jugadas características, barriendo el frente de ataque en forma horizontal, dejando a un lado a dos defensores y rematando entre tres, aprovechando una pequeña abertura. La pelota, rasante, entró junto al poste izquierdo. El 4-1 quedó sellado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus