•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¡Cómo se transformó el equipo de Toronto desde la llegada de David Price desde Detroit y Troy Tulowitzki desde Colorado! Cierto, tenían suficiente pólvora, pero necesitaban un verdadero “as” y aprovecharon la depresión de los Tigres, sin esperanzas, con Miguel Cabrera fuera de combate y su pitcheo flaqueante, para obtener a Price, un ganador del Cy Young con balance de 9-4 y 2.53 en efectividad.

Obteniendo su victoria 17 de la campaña (8-1 con Toronto), Price, en otra faena de “Misión cumplida”, sujetó a los Yanquis con siete ceros mientras los Azulejos fabricaban cuatro carreras frente al abridor Adam Warren y el relevista Branden Pinder, imponiéndose finalmente 4-2 y estirando a tres y medio la ventaja en el Este de la Liga Americana.

Los del Bronx, desesperados por no perder más terreno, colocarán hoy al prospecto Luis Severino, que tanta confianza ha sembrado presentando registro de 4-3, frente al mexicano Marco Estrada.

Tres veces mortífero

Los Yanquis se balanceaban en la hamaca del liderato en esa zona con seis y medio juegos de ventaja, cuando Price aterrizó en Toronto vestido de “pistolero”. Los Azulejos sabían, que teniendo 13 juegos pendientes con los Yanquis, Price abriría una vez en cada serie de las cuatro programadas. Anoche, el formidable zurdo de 30 años, se apuntó su tercer triunfo frente a ellos apretando drásticamente las tuercas con pitcheo de dos hits y siete ponches sin carrera, mejorando a 2.34 su efectividad, el promedio más brillante en su historial. En su otra apertura contra los Yanquis, durante una derrota por 4-3, Price que lanzó bien, no tuvo decisión.

En el cierre del primer inning, un hit impulsador de José Bautista sin out, el roletazo productor de Edwin Encarnación y doblete de Justin Smoak, proporcionaron a Price, una temprana ventaja de 3-0, lo suficiente para un pitcher al que difícilmente le anotan dos carreras por juego. El zurdo hizo valer ese cálculo y solo permitió un hit de Alex Rodríguez y otro de Jacoby Ellsbury antes de salir del escenario con la pizarra 4-0, consecuencia de un fly de sacrificio de Rusell Martin con bases llenas.

Corto despertar

Muy tarde, cuando ya todo estaba escrito, los Yanquis reaccionaron con una carrera en el octavo y otra en el noveno producto del jonrón de Greg Bird, mientras el bullpen de los Azulejos se tambaleaba, pero sin soltar las riendas del juego. Victoria de gran significado, porque evitó que los de Nueva York se aproximaran amenazantes a juego y medio de distancia.

En otros juegos, los Mets doblegaron 4-0 a los Bravos de Atlanta, que cuando pitchea Shelby Miller, dejan los bates en el baúl, y bajo llave; los Medias Blancas superaron en doble cartelera a los rasurados Tigres y los Astros, en pie de guerra, derrotaron a los Angelinos con el jonrón 19 del explosivo novato Carlos Correa.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus