•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Un juego no se acaba hasta que se acaba”, decía Yogi Berra, un filósofo del beisbol “marca” Simpson fallecido hace unas horas, dueño de la más grande cantidad de récords en Series Mundiales, ganador de 14 banderines de liga y 10 clásicos con los Yanquis. El catcher más recordable de la franquicia

Con diez juegos pendientes para los de Toronto y once para los de Nueva York, la ventaja de los Azulejos después de la resonante victoria que obtuvieron anoche por 4-0, apoyándose en el pitcheo amordazador del derecho de 24 años, Marcus Stroman es de tres y medio juegos. Claro que tiene significado, pero no es definitiva, porque como advertiría Yogi, una temporada no se acaba hasta que se acaba. Así que, pese a lo corto del tiempo, hay mucho que discutir. Hemos visto desaparecer ventajas mayores.a

Era un momento cumbre

Que importante fue el pitcheo de Stroman en un punto neurálgico, con los Yanquis amenazando aproximarse a solo juego y medio y el aparentemente restaurado C.C. Sabathia, listo para abrir serie contra los Medias Blancas el viernes, mientras Toronto utilizará esa misma noche al nudillista R. A. Dickey, quien ha vuelto a flaquear después de un enderezamiento llamativo, para tomar el reto de los Rays de Tampa, que dependerán de Jake Odirizzi.

Stroman, ahora con balance de 3-0 y 1.89 en carreras limpias, después de regresar de una delicada cirugía de rodilla que “embotelló” su futuro en un oleaje de intrigas, estiró la ventaja de los Azulejos, todavía lamentando la pérdida de Troy Tulowitzki, quien llegó desde Colorado el 31 de julio para ensanchar la capacidad de agresión de un equipo que cuenta con tres incansables jonroneros, impulsadores de 100 carreras.

Nova se fajó largo

Con la gigantesca sombra de Berra cubriendo sus pretensiones de volver a la postemporada, los Yanquis utilizaron al dominicano Iván Nova, quien fue capaz de sostener un duelo de ceros con Stroman hasta el cierre del sexto inning,  quebrado por hits consecutivos de Ryan Goins y Kevin Pillar contra los relevistas con nombres de pistoleros del viejo oeste, James Pazos y Caleb Cotham, después de un boleto otorgado por Nova a Russell Martin con dos outs. Quizás, no para alarmarse.

El pitcheo de Toronto no necesitaba más. Stroman trabajó siete ceros mientras un jonrón de tres carreras de Martin proporcionaba tranquilidad agrandando la ventaja 4-0, y los relevistas Brett Cecil y Roberto Ozuna terminaban de cerrar las puertas, obviando un doblete abridor de Alex Rodríguez en el noveno. Otra vez contra las cuerdas, los Yanquis se encuentran tres y medio juegos detrás, pero esto no se acaba hasta que se acaba. Y Yogi Berra está mirando, desde alguna parte. No lo olviden.

  • 7 innings sin permitir carreras lanzó Marcus Stroman ante los Yanquis de Nueva York.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus