•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Crecido, atrevido y efectivo; eso fue el Celta de Vigo “acuchillando” 4-1 a un aturdido,  desarmado y por momentos caótico Barcelona, mientras el Real Madrid, exigido por el Bilbao, necesitó de mucho batallar y dos goles de Benzema, el primero de ellos aprovechando una idiotez de San José, para imponerse 2-1 y saltar al liderato con 13 puntos, engavetando el criticado empate 0-0 con el Sporting de Gijón en la primera jornada.

Pueden creerlo, el Barsa alargó a cinco su racha de partidos consecutivos sin marcar en los primeros 45 minutos, una clara señal de lo difícil que le está resultando enchufarse lo más pronto posible, y frente al Celta, que hoy es colíder con un empate y cuatro triunfos, igual que el equipo de la realeza, se mostró poco creativo siendo víctima de la anticipación exhibida por un rival atento a todos los movimientos azulgrana, como producto de una lectura precisa y un trazado muy bien realizado.

Par de fallas, par de goles

El futbol sigue siendo el mismo. La mayoría de goles se producen por fallas defensivas como el espacio cedido por Alves para la tranquila presencia y certera definición del inquieto Nolito en el minuto 25, y la fatal confusión de Piqué, convirtiendo un intento de despeje en apropiado rebote en un contrario para la recepción y el escape de Aspas, quien bombeó con destreza y seguridad sobre la salida de Ter Stegen en el minuto 29, estableciendo un 2-0, que sin llegar a pesar una tonelada, era una advertencia muy seria para un equipo trabado en las progresiones, dependiendo más del accionar de Iniesta que del aporte de Messi con su tridente desajustado.

Lo ocurrido entre el minuto 53 y 55, tiempo lo necesariamente corto para perder de vista al Fantasma de la Opera, afectó severamente a un Barcelona improductivo. Tres posibilidades de dar señales de vida, desvanecidas. Neymar que entra zigzagueando por el centro, entrega a Iniesta que se le presenta por la izquierda y este habilita a Messi, que remata de zurda contra el poste derecho; centro de tiro libre que Piqué busca con perfecto resorteo y golpea con la cabeza, solo para que la pelota pase zumbando encima del horizontal; finalmente, la entrada de Messi por la izquierda, remate y atajada del inspirado Sergio Álvarez. De 3-0, ¡como dolió!

Un minuto después, en contragolpe, el tercer gol del Celta. Nolito consigue meterle una pelota a Aspas con la última línea del Barsa adelantada  aprovechando la presión que se ejercía, y el astuto, hábil y rápido atacante vuelve a escaparse casi impunemente, enfrenta a Ter Stegen que ha estado girando en los círculos del infierno, y con zurda estira la diferencia 3-0. El gol de Neymar manejando una entrega de Messi en el minuto 79 pareció ser revitalizante, pero el sueco Guidetti, habilitado por Mello, selló el 4-1 con un remate de derecha. El cielo dejó de ser azulgrana.

El Madrid salta a la cima

Por su parte, el Madrid, sin impresionar, pero lo suficientemente agitado en el frente de ataque pese a la menor incidencia de Cristiano, se apoyó en una captura de balón imprudentemente retrasado por San José que Benzema convirtió en el minuto 18, y otro gol del francés quebrando el 1-1 con remate de derecha en la frontera del área pequeña recibiendo de Isco en el minuto 69, para asegurar la victoria 2-1, dejando atrás la incomodidad fabricada por el gol de cabeza en “palomita” logrado por Sabin a los 66 minutos, terminando con la imbatibilidad de Keylor Navas en la Liga.

No fue un gran accionar del Real Madrid, sin embargo, fue un partido bien manejado dentro de las limitaciones observadas después de la falla de San José. El equipo de Benítez, instalado en la cima, en espera de ausentes tan importantes como Bale, James y Ramos, podría comenzar a adueñarse de la Liga. Aunque es muy temprano, dispone del armamento requerido. 

  • 13 puntos suman el Real Madrid, Celta de Vigo y Villarreal, en el liderato de la Liga Española.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus