•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Estoy frotando mis ojos, sacudiendo mi cabeza y tratando de escapar al asombro. No puedo. Me siento encadenado a la incredulidad. ¿Cómo fue posible evitar una ruidosa goleada y transformarla en un 0-0, pese a que el equipo inferior, ferozmente acosado, quedó con un hombre menos desde el minuto 76? Todavía estoy tratando de encontrarle una explicación a lo inexplicable.

Dos puntos robados

El arquero camerunés Carlos Kameni, de 31 años, funcionando como “El hombre araña” escalando edificios, colgándose de la nada y deslizándose fantasmalmente por el piso, realizando atajadas imposibles, con el agregado de la fatalidad vestida con el uniforme del Málaga, condenaron al Real Madrid afectado por dos goles anulados y una milagrosa sacada del brasileño Weligton en la propia raya, a ese insólito empate 0-0, que le roba otros dos puntos y lo saca del liderato en la liga española.

No vamos a juzgar al Madrid por el arte de la movilización para desequilibrar, porque en vista de la facilidad de llegada con claridad y contundencia, consiguiendo “mil quinientas” posiciones de tiro, no necesitaba nada artístico. El equipo blanco fue directo a la agresión sostenida y Kameni comenzó a estirarse, volar, reaccionar una y otra vez ante lo inesperado, manteniendo en cero al poderoso equipo de Benítez pese a la insistencia de todos sus atacantes. No sé si en algún momento Cristiano, Jesé --que salió lesionado en el minuto 60--, Isco y Benzema estuvieron fuera del área. ¡Cómo activaron sus gatillos!

Keylor siempre atento

Ellos parecían multiplicarse como amenazas mientras las conexiones de Kroos, Marcelo, Modric, Carvajal y más adelante Kovacic. El Madrid era un oleaje y el Málaga se sentía sacudido por un tsunami. De repente, en el minuto 48, fue necesario que Keylor Navas aplicara un manotazo providencial sobre un disparo envenenado de Recio, que todos vimos entrar en la escuadra superior derecha del arquero tico. ¡Uh, qué salvada!

Un equipo sin goles en sus primeros cinco juegos, buscaba el primero en un duelo cero-cero que parecía alargarse por toda la eternidad pese al dominio del Real Madrid. Llegó el momento, cuando la resistencia del Málaga estaba por romperse y Weligton sacó en la raya esa pelota empujada por Isco en el minuto 82, en que asegurar el empate con un hombre menos, culpa de la expulsión de Amrabat en el minuto 76, era más importante que lograr el primer gol en la Liga.

El cierre fue frenético

A los 8 minutos fue anulado un gol de cabeza de Cristiano por estar fuera de lugar, al recibir de Carvajal vía aérea; en el 76, una pelota impulsada sin mucha fuerza por Isco, que dio la impresión de haber entrado, fue sacada sobre la raya; en el 89, otro gol es anulado por fuera de lugar de Modric. Agreguen la presencia casi permanente de los atacantes blancos en el área, con Kameni saliendo, cortando, volando, como enloquecido. Para cerrar en los dos últimos minutos de reposición, dos cabezazos escalofriantes de Cristiano, increíblemente desviados. Nunca antes vi al portugués con tantas oportunidades de marcar en un juego, como el sábado frente al Málaga, inútilmente.

Debió ser goleada al Málaga, pero el Madrid tan intenso, no pudo abrir el portón del inspirado y preciso Kameni. Ahogó la furia del Madrid.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus