•  |
  •  |
  • Edición Impresa

No culpen a los Yanquis de Nueva York. No tenemos derecho de cuestionarlos, si cerrando “amputados” sin tener la cara de competitivos, están logrando más de lo esperado, aunque todavía sin el boleto asegurado para el duelo de “muerte súbita”, semimetido en sus bolsillos. Perdieron anoche 5-1 frente a los Medias Rojas de Boston, víctimas del pitcheo apropiado del zurdo venezolano de 22 años Eduardo Rodríguez (10-6), mientras Iván Nova (6-10) en ventaja por 1-0 después de cinco innings consecuencia de un batazo impulsador de Alex Rodríguez, no pudo impedir que su escopeta se derritiera permitiendo dos carreras en el sexto y otras dos en el séptimo. Dolorosa derrota, más por la pelea del comodín que por el escape de Toronto.

TORONTO CONTRAGOLPEÓ

El robo de botín que los Azulejos le hicieron a los Orioles convirtiendo un 3-1 adverso en un 4-3 favorable, con el jonrón 36 de Edwin Encarnación y fuerte cierre de juego de los relevistas Brett Cecil y Roberto Osuna prácticamente les garantiza el banderín del Este con cinco juegos de ventaja y seis pendientes. No creo que alguien imagine un derrumbe estrepitoso de la poderosa escuadra que dirige John Gibbons y un resurgimiento milagroso de los Yanquis. La impresión es que todo está consumado y que los del Bronx, necesitados de todo un poco, tienen que concentrarse en mantener a distancia tanto a Houston como a los Angelinos, para evitar sustos y avanzar como uno de los comodines.

En el sector Central de la Liga Nacional, hit productor de Jon Jay y jonrón de dos carreras de Mark Reynolds en el noveno quebraron un duelo de ceros que parecía interminable, proporcionándole a los Cardenales un respiro que necesitaban al abrir la serie crucial con sus perseguidores Piratas de Pittsburgh. La victoria por 3-0 extiende a cuatro juegos la ventaja del equipo de San Luis y le quita impulso a los bucaneros en su pretensión de evitar el duelo de vencer o morir con los Cachorros, que determinará quién sobrevive como comodín. Solo ganando hoy y mañana, los Piratas se acercarían a dos juegos, manteniendo latiendo sus esperanzas de frustrar a los Cardenales.

ARAÑÓ OTRO NO HIT

El derecho de 31 años Max Scherzer de los Nacionales de Washington, ganador del Cy Young 2013 en la Liga Americana con un fabuloso registro de 21-3 y 2.90 en efectividad, quien en el mes de junio se aproximó a la posibilidad de lanzar dos no hitters consecutivos, logrando uno después de permitir solo un hit en las anteriores nueve entradas, volvió a estar cerca de la proeza ayer frente a los Rojos de Cincinnati, hasta ser golpeado por un imparable de Tuckert Barnhart en el octavo con un out. Hit de Schumaker empujó a Barnhart, evitando la blanqueada y sellando el 5-1 en la pizarra.

Sin oportunidad para los play offs, pese a que se armaron muy bien, los Nacionales esperaban más de Scherzer que sus opciones de no hitters en sus cifras globales, reducidas a 13-12 pese a su 2.91 en carreras limpias. Una actuación como la del 2013 por parte del “as” derecho, quien cobra una fortuna, hubiera empujado al equipo de Washington a una batalla de cierre impredecible con los revitalizados Mets, ganadores del Este en la Liga Nacional.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus