•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El sendero de la inestabilidad e inconstancia por el que caminó Erasmo Ramírez en buena parte de  los últimos dos meses de temporada, se vio anoche en su última apertura contra los Azulejos de Toronto. Salió sin decisión el nicaragüense, siendo atacado por 10 hits y cuatro carreras en apenas 5.1 innings, atravesando constantes problemas durante el partido que finalmente perdieron los Rays de Tampa Bay con score de 8-4.

En busca de cerrar este año con una sonrisa, Erasmo terminó un poco frustrado y amargado por no poder alcanzar su triunfo 12 de la temporada. Ayer en el Tropicana Field tuvo una noche sin brillo, sin tener un dominio excelso de sus lanzamientos como ante los Yanquis de Nueva York, el Ramírez de este viernes fue el reflejo de un año que ha sido cansado y extenuando; y es obvio, nunca antes había lanzado tantos innings ni partidos en su carrera, su brazo necesita un poco de respiro.

No inició bien el nica, desde el primer inning, Toronto le avisó del hostigamiento constante que sufriría en el desafío. Ben Revere y Edwin Encarnación le conectaron imparables en esa entrada, no anotaron los Azulejos, Erasmo salió del atolladero, pero con el nerviosismo recorriéndole la espina dorsal. 

Dificultades constantes

Era cuestión de tiempo para que Toronto, dueño del banderín de la División Este de la Liga Americana, mostrando alardes de ser un equipo que dará una guerra sin cuartel en la postemporada, le anotara la primera carrera al nica. Chris Colabello y Rusell Martin abrieron el episodio con hits, avanzaron en las colchonetas por wild pitch; y Colabello anotó por roletazo al campo corto de Kevin Pillar. 

Después de ese pequeño pellizco en el segundo inning, Erasmo sobrevivió en los siguientes tres episodios a las dificultades sin permitir carreras. Solamente el cuarto episodio fue el único en el que retiró por el 1-2-3, pero en el tercer se le embasaron dos hombres, uno por hit y otro por pasaporte, y en el quinto aceptó dos imparables, saliendo ileso.

Se hundió

Sin embargo, en el sexto cuando Tampa logró empatar el desafío (1-1) y darle vuelta al marcador (4-1) por un jonrón tres carreras de Mikie Matook, a Erasmo se le hundió el piso y Kevin Cash no lo aguantó mucho. Después de un out, Martin y Troy Tulowitzki conectaron imparables, siguió Kevin Pillar y este ligó doble al jardín izquierdo, anotó Martin, y fin de Erasmo. El nica se fue explotado dejando dos corredores en circulación, con la posibilidad latente de todavía apuntar el éxito.

Relevó Enny Romero, y al tercer envío Ryan Goins sacó una larga línea por el jardín derecho, el cohete parecía atrapable para Matook, el hombre del jonrón de tres carreras y guardabosque, quien no supo medir, hizo un mal corrín tras la pelota que pegó en la barda, convirtiéndose el batazo de Ryan en un triple limpia bases que empató el partido 4-4, e inmediatamente Revere con elevado de sacrificio puso en ventaja a los Azulejos 5-4 y dio el triunfo al zurdo Mark Buehrle.

El resto del partido fue solo un trámite. Los Azulejos con rally de tres carreras por jonrones de Encarnación y Martin sentenciaron el desafío. Erasmo finaliza la temporada con balance de 11 victorias y 6 derrotas. Tuvo una efectividad de 3.75 al permitir 68 carreras en 163.1 innings, soportó 145 hits, 16 jonrones, otorgó 9 base por bolas, y propinó 126 ponches en 34 juegos. 

Este ha sido el mejor año en la carrera del nica desde que subió a Grandes Ligas en la temporada del 2012. Puede sentirse satisfecho, después de estar muerto en Seattle, resucitó con Tampa, estableciéndose en la rotación de abridores y acrecentando la confianza de los dirigentes. Esperemos que en el 2016, Erasmo pueda rosar las 14 victorias y porque no, coquetear con la marca de Denis Martínez, quien es el único pitcher nica en lograr 16 éxitos en Las Mayores.

11 victorias y 6 derrotas fue el balance final de Erasmo Ramírez esta temporada en Grandes Ligas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus