•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tartamudeando, cojeando y con tics nerviosos como el emperador Claudio, que tan bien nos grafica Robert Graves, así lució el Real Madrid frente al Atlético en un derby agitado aunque carente de futbol bien elaborado, excepto por algunos chispazos, que terminó 1-1 porque el arquero costarricense Keylor Navas realizó un par de atajadas espectaculares en momentos cumbres, evitando el primer naufragio del equipo de la realeza, resignado a la pérdida de seis puntos después de tres empates en siete jornadas.

Lo doloroso para Benítez es haber malogrado la posibilidad de ver a su poderoso equipo instalarse como líder solitario, listo para pisar el acelerador y escaparse una vez recuperara a todos sus ases. En cambio, se encuentra abrazado con el Barcelona y el Celta acumulando 15 puntos, uno detrás del sorprendente Villarreal, en la cima con 16, pese a ser derrotado 1-0 por el Levante.

El tico agigantado

El mayor mérito es de Keylor, el arquero tico que continúa agigantando su figura. Esa atajada hacia la izquierda en reacción felina y precisa, sobre el penal cobrado por Griezmann en el minuto 22; y el manotazo providencial desviando el disparo envenenado del colombiano Jackson Martínez en el minuto 90, que hubiera sido mortal para el Real Madrid, salvaron el invicto sin ocultar lo quebradizo del accionar merengue.

No fue un gran partido porque necesitó de un accionar más coherente adelante, menos confuso en el centro del campo y más firme atrás como en otras ocasiones, pero sí resultó lo suficientemente interesante por lo ajustado de la pizarra y las constantes arremetidas de uno y otro lado, con el suspenso zigzagueando entre las equivocaciones.

El gol de Benzema en el minuto 8 fue producto de un formidable cabezazo enderezando en centro bien trazado por Carvajal desde la derecha. El francés se elevó majestuosamente y como si usara un forro de platino en su frente, golpeó la pelota con potencia hacia el rincón alto de la cabaña defendida por Oblak, adelantando al Real Madrid 1-0. Eso hizo pensar en una posible presión permanente del ataque blanco, pero el Atlético sacudió su cabeza, colocó a un lado el aturdimiento del momento, y salió a pelear.

Doble falla de Ramos

Desequilibrado pese a tener el manejo del balón, Ramos lo perdió ante Torres, y en el intento de aplicar corrección retrocediendo, terminó barriéndose bruscamente cuando Tiago entró al área a disputar el esférico con mejor opción. Fue penal, y Navas, inspirado y seguro, fue hacia su izquierda para desviar el disparo de Griezmann, incluyendo un rugido.

El gol del empate, en el minuto 83, fue consecuencia de una pérdida de pelota de Arbeloa junto a la raya izquierda del ataque colchonero. Jackson Martínez le ganó el sprint al desesperado lateral, llegó al fondo, y sobre la raya realizó un pase rasante, ligeramente desviado por Griezmann en el área pequeña sacando de paso a Keylor, y facilitando la entrada de Vietto para lograr el empate 1-1. El mismo Jackson en el minuto 90, casi sepulta al Real Madrid con un disparo de mucho peligro hacia la derecha, pero nuevamente apareció Keylor milagroso, salvando el invicto.

Todavía estamos a la espera de la consistencia en rendimiento que se le exige a un equipo como el Real Madrid, con el soporte de muy buenos reemplazos.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus