•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De pronto, todos nos encontramos gritando ¡Benditos comodines! ¿Qué es eso, si hace unos años los estábamos maldiciendo por desnaturalizar la grandeza de la lucha por el banderín en cada Liga? Finalmente hemos terminado por olvidar aquello que la Serie Mundial la deben disputar los dos mejores, para esperar por lo que puede ocurrir entre diez equipos sobrevivientes, y no podemos ocultar que nos emocionamos. Los Play Offs no son para los exigentes purificadores.

Fallaron los Angelinos en el último grito del drama clasificatorio pese al jonrón 40 del restaurado Alberto Pujols y la presencia de Mike Trout, considerado el mejor pelotero. Ellos perdieron 9-2 frente a los líderes del Oeste, Rangers de Texas, víctimas del pitcheo de Cole Hamels y el vuela cercas 18 de Adrián Beltré, lo cual les impidió aprovechar la derrota de los Astros frente a los Cascabeles de Arizona 5-3, quedando atrasados por un juego en la batalla por el segundo “Comodín” de la Liga Americana.

Sufriendo horas extras

¡Cómo sufrieron los de Houston para evitar el descarte después de haber estado en la cima de su sector la mayor parte del tiempo, con ventaja sobre Texas y Anaheim! Aún contando con el aporte de los dos abridores más ganadores de la Liga, Dallas Keuchel (20-8) y Collin McHugh (19-7), el bateo agitado del trescientista José Altuve, Campeón de Bateo en el 2014, y el ruidoso aterrizaje del puertorriqueño Carlos Correa, probable Novato del Año, llamado por los Astros el 8 de junio y considerado el próximo Roberto Clemente, los Astros necesitaron rezar horas extras y sentir el sudor de sus huesos para avanzar a la postemporada.

Ellos cerraron mejor que los Yanquis con balance de 6-4 por 3-7 que registró tropezando constantemente el equipo del Bronx, severamente afectado por la pérdida de su líder de staff Nathan Eovaldi, un ganador de 14 juegos con proyecciones de 20, y también la de su mejor bateador, el inicialista Mark Teixeira. Necesitaron de un imprevisto trabajo solvente realizado por el brazo zurdo gimiente de C. C. Sabathia, para sentirse seguros. Ahora, frente a un futuro inmediato que podría ser muy breve, colocarán al japonés Masahiro Tanaka, resistente a la operación Tommie John, frente a Keuchell.

El drama de solo un juego

No soy partidario de estos duelos únicos, como el de Aquiles y Héctor, por la continuidad. Si en 1951 Gigantes y Dodgers fueron programados para verse las caras en una serie de tres juegos, resolviendo un empate en el liderato de la Liga Nacional, por qué la urgencia de solo un juego alrededor de la alteración del orden por el invento de los “Comodines”, pero si hay que fijar un favorito mas allá de lo impredecible que es el beisbol, me inclino por Houston pese a ser yanquista, por Keuchel y por su bateo central más funcional.

El miércoles, un impresionantemente crecido Jake Arrieta de los Cachorros, ganador de 22 juegos con 1.77 en carreras limpias, solo detrás de Zack Greinke, enfrentará al “as de espadas” de los Piratas Gerrit Cole, ganador de 19 juegos. Se espera un partido durísimo con dominio del pitcheo. Hay cierta inclinación sentimental por los Cachorros perseguidos por una larga maldición.

Flaquearon los Cardenales

Fue sorprendente ver al equipo más ganador de las mayores, los Cardenales de San Luis (100-62), cerrar vacilantes, perdiendo 6 de los últimos 10 juegos y ver, que pese a las proyecciones del pitcheo a media temporada, solo Arrieta y Keuchel llegaron a las 20 victorias. 

El fenomenal zurdo de los Dodgers, Clayton Kershaw se contentó con 16 victorias, y con los 7 ponches de ayer en una breve apertura de 3.2 innings ante los Padres de San Diego, llegó a la brillante cifra de 301 ponches en la temporada, algo cada vez más difícil de alcanzar.

La lesión de Miguel Cabrera que lo sacó largo rato de juego, no le impidió recuperar el cetro de bateo de la Liga Americana con 338 puntos, además, el mejor porcentaje de las Mayores, en tanto Bryce Harper de los Mets, fue líder bateador y empujador de la Liga Nacional, dejando una advertencia sobre su intención de ser un Triple Corona.

Toronto en pie de guerra

Uno de los grandes impactos lo provocó en antesalista de los Azulejos de Toronto, Josh Donaldson, quien empujó 122 carreras conectando 41 jonrones, siendo el más grande factor en el asalto del liderato en el Este de la Americana, que el equipo de Toronto realizó en los dos últimos meses, cuando las incorporaciones de Troy Tulowitzki y David Price, agregándose al aporte ofensivo de Edwin Encarnación y José Bautista, desplazaron a los Yanquis metiéndolos en serias complicaciones.

Férreo creyente de la incidencia del pitcheo, me impresionan los Dodgers con los casi invencibles Greinke y Kershaw, que han sido alérgicos a la postemporada, pero si aquellos Dodgers de Koufax, Drysdale y Osteen, flaqueaban, será necesario esperar cómo va a responder esa pareja este año.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus