•   Miami, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los Marlins de Miami terminaron su temporada regular con balance negativo de 71-91 tras su derrota este domingo ante los Filis de Filadelfia (7x2), pero con el aliciente de que su estelar intermedista Dee Gordon terminó como líder de bateo y de bases robadas, mientras que el venezolano Miguel Cabrera (Tigres) lo hacía en la Liga Americana.

Gordon se convirtió en el primer jugador de la Liga Nacional en liderar el circuito en bateo (.333) y bases robadas (58) en la misma temporada desde que Jackie Robinson lo hiciera en Dee Gordon.1949.

El estelar segunda base estaba luchando el título de bateo contra el toletero Bryce Harper, de los Nacionales de Washington.

“Se siente un poco raro, no me parece realidad todavía”, dijo Gordon con una sonrisa. “No lo creo todavía. Fue una sensación increíble cuando caminaba para la cueva después de consumir un turno al bate y mis compañeros de equipo estaban listos para felicitarme. Eso se sintió muy bien”, concluyó.

Por su parte, Harper se fue de 4-1 en la derrota por 1-0 ante los Mets de Nueva York y terminó con .330 de promedio, pero concluyó empatado en jonrones con el boricua-cubano Nolan Arenado (Rockies) con 42 bambinazos cada uno.

Arenado por su parte lideró las carreras impulsadas en ambas Ligas con 130 y el mexicano-estadounidense Jake Arrieta (Cachorros) las victorias en el campo del pitcheo con 22.

Tantos Harper como Arenado son fuertes candidatos para el premio de Jugador Más Valioso (MVP) en el Viejo Circuito y Arrieta al premio de pitcheo Cy Young en el mismo circuito.

Cabrera en la Americana

Por su parte, Cabrera se llevó el trofeo ofensivo en la Americana con .338 de promedio, aunque su equipo fue descartado de los playoffs, mientras que Chris Davis (Orioles) concluía como máximo jonronero en ambas Ligas con 47 bambinazos, seguido del dominicano Nelson Cruz (44).

En tanto, los Dodgers, que vencieron el domingo 6x3 a los Padres, se apegaron a su plan y limitaron a Clayton Kershaw a 60 lanzamientos, aun así el estelar zurdo logró superar la marca de 300 ponches (301).

De hecho, lo hizo con espacio de sobra y se convirtió en el único miembro de los Dodgers, aparte de Sandy Koufax, en ponchar a 300 o más bateadores en una temporada. Koufax lo hizo en tres ocasiones (1963, 1965 y 1966).

Necesitando seis ponches para convertirse en el primer lanzador de Grandes Ligas desde que Randy Johnson y Curt Schilling, en 2002, alcanzaron la marca de 300, Kershaw ponchó a siete en tres entradas y 2/3 contra los Padres.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus