•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un “Gallo” está triste, no canta por la madrugada, tampoco puede presumir de su cresta, poco a poco se la han cortado entre promesas diferidas e ilusiones rotas. El púgil Byron Rojas se siente decepcionado, lleva más de un año esperando por una supuesta pelea eliminatoria o combate directo de título mundial que nunca llegó.

El “Gallo” matagalpino está encerrado en una burbuja de constantes desencantos. Una vez más su promotor Marcelo Sánchez no logró concretar la ansiada oportunidad, ni en 105 mucho menos en 108. Aunque Rojas es cauteloso para hablar, es fácil percibir su frustración, tanto para él como los que siguen su carrera, le es difícil creer los argumentos burdos por los cuales no puede obtener una pelea importante.

Promesas diferidas

En septiembre, a los oídos de Rojas llegó que supuestamente enfrentaría al mexicano Javier Mendoza, campeón minimosca (108 libras) de la Federación Internacional de Boxeo (FIB). Después de tantas ilusiones, el “Gallo” no creyó del todo la historia, y con toda la razón del mundo, tras los constantes deslices creer en las promesas se vuelve tan irreal como una utopía. 

El famoso pleito con Mendoza no va. La razón del porqué no se dio el combate es un poco ingenua, difícil de creer, ciertamente no parece un argumento real y sustancioso. “Solamente me dijeron que los mexicanos tienen miedo”, contó Rojas. ¿Miedo? Es una palabra que no existe en el vocabulario de los mexicanos, menos cuando pelean en su patio, el único peleador en Nicaragua capaz de infundir ese sentimiento de pánico y temor es Román “Chocolatito” González.

Y no es que se menosprecie a Rojas, no, el muchacho es un buen peleador, es verdad que no tiene una pegada fulminante, pero es rápido de manos, con buena movilidad sobre el ring. Sin embargo, ni el mismo puede creer que le tengan miedo.  “Debo aprovechar la edad que tengo, soy joven, y es la mejor época para tener una oportunidad y aprovecharla”, explica el campeón nacional de las 105 libras. Por ahora la novela entre la ficción de una promesa y la verdadera realidad continuará. Rojas sigue entrenando en Matagalpa, posiblemente pelee este mes y posteriormente enfrente a un mexicano que servirá para engrosar su récord. 

No hay peleas importantes, solo promesas diferidas, mientras tanto el “Gallo” sigue con su voz apagada por la desilusión y su canto no se oye.

  • 16 victorias (8 nocauts) y 2 derrotas es el récord de Byron Rojas en el boxeo profesional.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus