•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La poderosa selección femenina de futbol de Costa Rica, desnudó a la convaleciente Azul y Blanco, víctima del bajón anímico producido por el revés contra Guatemala (0-2) el viernes pasado y mermada por la ausencia de Ana Cate.

El 0-5 encajado por las ticas el domingo en el Estadio Nacional de Futbol, fue el reflejo de un equipo acosado mayormente por la inexperiencia y en menor grado, pero sustancial, por las dolencias que acogían a Josseling Berríos, Andrea Urroz, Sheyla Flores, Karina Orozco y la misma arquera Betania Aburto, elementos acostumbrados a marcar diferencia. 

El golpe fue duro, siquiera haber estado en su patio pesó. Nicaragua se encomendaba a los factores generados por la localía, el campo, la afición, siete largos meses entrenando bajo las condiciones que presentaba el Estadio Nacional, etc… pero nada fue suficiente, el futbol de sus rivales se estableció.

Elna Dixon, directora técnica de las nicas, confiesa que es difícil de asimilar el haber sucumbido en las Eliminatorias Centroamericanas, sin embargo, valora cada partido por el aprendizaje que les dejó, más allá de sufrir tres resultados adversos.

“Aunque no se consiguió el objetivo estoy contenta porque las muchachas cogieron experiencia. Este torneo nos dejó una buena lección, cuando estamos mentalizadas podemos jugar bien al futbol. La mentalidad marcó la diferencia y conscientes de eso vamos a seguir trabajando y mejorando”, manifestó Dixon.

La estratega nicaragüense destacó la entrega de sus “guerreras”, segura de que bajo su proceso al frente del grupo, podrá pulir sus virtudes y componer en el camino las deficiencias que mostraron en las eliminatorias. 

“Esta eliminación debe servirnos para recapacitar. Tenemos que trabajar fuerte, sin darnos descanso, hay que crecer como lo están haciendo las demás selecciones. Tenemos mucho talento, pero necesitan pulirse, hay principios futbolísticos que debemos afinar para lograr buenos resultados en el futuro”, dijo la entrenadora.

Destacadas

Las valoraciones de Dixon no se limitan únicamente a los resultados, también subraya el nivel que exhibieron colectiva e individualmente jugadoras como Yansi Aguirre, Kelly Avalos y la propia Ana Cate, quien regresó el sábado a Islandia para incorporarse a su equipo, el Stjarnan Gardabaer de la Primera División.

“Me gustó la constancia de algunas muchachas, todas tienen un enorme mérito por haberse parado fuerte, en la medida de lo que pudimos. Hubo otras como Ana que cumplieron con mis expectativas, se mostró bien dentro y fuera del campo, sabe ser una líder. Kelly, Yansi y Sheyla lo hicieron muy bien”, reconoció Dixon.

El próximo gran reto de la selección Azul y Blanco femenina será en el 2017, durante los Juegos Deportivos Centroamericanos, justamente siendo locales. Tras el descalabro sufrido en las Eliminatorias Centroamericanas, las pinoleras tendrán tiempo suficiente para prepararse y demostrar qué tanto han crecido dentro de dos años.

Costa Rica y Guatemala se convirtieron en las representantes de la región para el campeonato Preolímpico de la Concacaf.

Ambas selecciones, se unirán al país sede Estados Unidos, Canadá y México, así como los tres equipos del Caribe, en la competición, que se disputará del 10 al 21 febrero del 2016, en las ciudades de Frisco y Houston en Texas.

  • 8 goles permitió la selección de futbol femenina de Nicaragua en la justa centroamericana y anotó uno.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus