•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¡Cómo sufrieron anoche los Piratas de Pittsburgh! Fueron borrados, inutilizados, apagados, y estrangulados por el pitcheo espectacular del derecho Jake Arrieta, quien anoche tiró una sinfonía en el duelo de comodines de la Liga Nacional, caminando toda la ruta y guiando a los Cachorros de Chicagos a la Serie Divisional, con el triunfo por blanqueada de 4-0 en casa de los Piratas.

El Arrieta que lució imperial en la temporada regular, ganando 22 juegos, perdiendo 6, con una brillante efectividad de 1.77 en 33 juegos, ayer siguió con su gran momento. Jake lanzó 9 innings, permitió solamente 4 imparables y adornó su excelsa labor con 11 ponches. No es casualidad que sea candidato al premio Cy Young y tampoco será sorpresa si lo gana, ciertamente el serpentinero de los Cachorros vive un estado de gracia que al parecer permanecerá por largo tiempo.

Cuando Arrieta está en la loma y se muestra imponente, no es necesario un gran apoyo ofensivo. Anoche no necesitó un diluvio de hits ni tampoco de carreras. Los Piratas apenas conectaron 7 imparables y con el bateo oportuno cosecharon las cuatro anotaciones, suficientes para su mejor hombre, quien además supo sobrevivir a la complicación que atravesó en el sexto episodio cuando le llenaron las bases, saliendo ileso, sin recibir ningún rasguño.

Primer golpe

Fue Chicago el que tomó la batuta del encuentro desde el inicio del primer inning, aplicando agresividad sobre las bases, emboscando y lastimando al pistolero Gerrit Cole. Abrió tanda Dexter Fowler con imparable al jardín central e inmediatamente se disfrazó de Usain Bolt, estafándose la segunda y anotando por cohete al bosque izquierdo de Kyle Schwarber, quien fue el hombre clave del ataque de los Cachorros.

Schwarber desquició y le amargó la noche a Cole y a los Piratas. Otra vez la combinación con Fowler --disparó su segundo hit de la noche-- hizo daño, el primer bate de los Cachorros abrió tanda  en el tercer inning con imparable y fue remolcado por cuadrangular de Schwarber, poniendo las acciones 3-0.  Fowler disparó otro trancazo de vuelta entera-solitario-cerrando la cuenta 4-0 en el quinto episodio.

Eso ya era suficiente para Arrieta, quien retiró hasta 10 hombres en filas desde el tercer out que sacó en el cierre del primer episodio hasta que golpeó a Francisco Cervelli abriendo tanda en el quinto. 

Pero los números fueron brutales, Arrieta desde ese cierre del primer inning, retiró a 13 de 14 bateadores que enfrentó, la racha de fusilados en fila solamente fue cortada por ese golpe a Cervelli, hasta ese momento todo era una obra maestra.

¡Un susto!

El único aprieto que pasó Arrieta, quien transitó con tranquilidad casi todo el partido, fue en el sexto inning. Los Piratas en un alarde de resurrección le conectaron dos imparables y llenaron las bases con un out. 

Sin embargo, Arrieta obligó a Starling Marte a batear un roletazo por el campo corto para doble play, y allí quedaron todas las ilusiones de unos Piratas que quedaron amargados, y frustrados, tan así que en la apertura del séptimo el relevista Tony Watson le pegó un pelotazo a Arrieta en la cintura, armándose un conato de pleito entre ambos conjuntos, que al final no tuvo mayores consecuencias. 

Ahora en el horizonte de estos Cachorros están los Cardenales de San Luis. Inician serie este viernes a partir de las 4:30 de la tarde en el Busch Stadium. Hoy juegan en la Serie Divisionales de la Liga Americana, los Rangers de Texas se miden a los Azulejos de Toronto (1:30 p.m.), y más tarde los Reales de Kansas City contra Houston (5:30).

  • 4 hits permitió Jake Arrieta, quien además propinó 11 ponches a los Piratas de Pittsburgh.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus