Erick Martínez M.
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una fiera herida es más peligrosa y ayer en su jaula, León volvió a rugir contra Rivas en el tercer partido de la serie final del Campeonato Nacional de Beisbol Superior U-21.

Aunque el pitcheo de los felinos no estuvo efectivo, el bateo aprovechó las oportunidades que le brindó Rivas, para imponerse 8-3 y colarse a una victoria del banderín del campeonato, en una final pactada a cinco, a ganar tres desafíos.

José García abrió el juego y necesitó el relevo de Fernando Carmona y Marvin Leiva, quienes admitieron nueve imparables y propinaron siete ponches, pero su principal aliado fue la defensiva sureña, que cometió cinco errores en el partido. Los metropolitanos jugaron impecables.

Los “melenudos” ligaron ocho cohetes y el más ofensivo fue Kenny Rivas, quien bateó de 3-2, una carrera anotada y una empujada. Jordan Gradiz apenas ligó un hit, pero fue para decidir el encuentro. Gradiz se fue de 3-1, con un doble, una producida y pisó la caja registradora en una ocasión.

Por los rivenses, Junior López ligó de 4-2, con una anotada y Francisco Guzmán de 3-1, con un doble y dos remolques.

CONTRA LA PARED

Los sureños están conscientes que si quieren seguir batallando por el cetro, deberán ganar el cuarto encuentro, que se realizará mañana en su casa, el estadio Yamil Ríos Ugarte desde las 11:00 a.m.

Para los rivenses no hay otro día, una derrota más y las esperanzas de coronarse se acabarán. Esa es la misión que lleva León desde su casa a terreno ajeno.

En los tres primeros juegos, los mejores bateadores de los felinos son Kenny Rivas de 6-3 para 500 puntos, Norlando Valle y Jordan Gradiz. Ambos batean para .375 puntos, producto de tres hits en ocho turnos al bate.

Por los rivenses, Junior López lo hace para .429 (3/7) y Bryan Ruiz para .333 (3/9).

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus