Alejandro Sánchez S.
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Quienes vieron pelear a Alexis Argüello deben sentirse dichosos, por ser testigos de sus grandes triunfos o haber sufrido sus reveses. Los más jóvenes debemos conformarnos con mirar las pocas peleas que guarda YouTube.

Sin embargo, aunque hay un trecho amplio que separa el legado del ‘Caballero del Ring’, en comparación con cualquier otro peleador nicaragüense, somos privilegiados al ver el crecimiento del segundo tricampeón mundial que produce Nicaragua, Román ‘Chocolatito’ González, cuyo pasado contrasta enormemente con su vida actual.

Creció privado de muchas cosas materiales, pero su enorme talento lo apremió grandemente. Caminando por el pasillo de la desgracia, pero atento para abordar el tren de la superación, Román logró salir adelante a base de sacrificio, perseverancia y fe en Dios, el motor que mueve su vida personal y boxística. El monarca mosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), catalogado como el mejor libra por libra del mundo, merece todo lo que tiene y más.

Qué dicha siento por haberlo visto llorar cuando se colgó su primer título mundial, cuánta emoción me generó cuando se colgó su tercer fajón y espero vivir para verlo coronado con un cuarto cetro, su próximo objetivo, aunque este sábado tendrá que vencer a Brian Viloria, antes de ir tras su próximo reto.  

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus