•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las sonrisas son casi nulas, su rostro está apagado, no brilla, apenas estira los labios para no salir tan frío en las fotos, Román “Chocolatito” González vive un suplicio en los últimos días previo a su combate contra Brian Viloria; cada gota de sudor derramada por su cuerpo es un regalo, el camino para descender a las 112 libras antes de la ceremonia de pesaje, a realizarse este viernes, es un sufrimiento que solo él entiende.

Este lunes, Román entrenó por la tarde en el gimnasio del hotel en el que se hospeda en Nueva York. Hizo tres rounds de sombra, 12 minutos saltó en la cuerda, 6 asaltos le pegó al saco probando un poco su poder e hizo dos episodios de mascoteo con su preparador físico Wilmer Hernández. Finalizó el adiestramiento, el campeón mosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) subió a una báscula digital, bajó su mirada y miró que había marcado 113.8 libras.

El peso está totalmente controlado a tres días del pesaje. Nadie duda de que el nica cumplirá con su responsabilidad. Lo más importante es que no está sacrificando su estómago, después de entrenar comió una pequeña porción de pollo a la plancha.

¿Se imaginan cómo debe sentir el olor de la comida y el sabor cuando la está degustando, con el sufrimiento que conlleva comer menos de lo normal?  Seguramente es un deleite comer aunque sea pedacitos de pollo.

Encuentro con Viloria

Horas antes del entrenamiento vespertino, el nica tuvo un encuentro con Viloria. Cumpliendo con el protocolo de la pelea, posaron para los lentes de las cámaras y se hicieron el examen de las huellas dactilares.

“Viloria se ve muy bien”, dijo Román. Y es una realidad evidente, el ánimo del hawaiano es el polo opuesto al del nica. “Es un muchacho sencillo y humilde”, agregó el tricampeón en una entrevista concedida a Viva Nicaragua Canal 13.

Después de entrenar, Román se fue a ver los Knicks de Nueva York, equipo de baloncesto de la Gran Manzana, y luego se dirigió al hotel a descansar. Hoy Román como mínimo tiene que estar en 113 libras después que se adiestre y se pese, mañana, según su entrenador Arnulfo Obando, el nica debe pesar 112 exactas.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus