•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A Lilliam Luna, mamá del Tricampeón mundial y mejor peleador del planeta en la actualidad, Román “Chocolatito” González, la noche del sábado, momentos antes de que su retoño subiera al ring para enfrentar al hawaiano Brian Viloria, el corazón le palpitaba a 10 mil latidos por segundo y sus nervios se apoderaban de su cuerpo, pero su religiosidad y fe la mantuvieron serena en cada uno de los rounds del combate hasta estallar de emoción, cuando “Chocolatito” terminaba de demoler a su rival en el noveno asalto.

Ella deseaba estar cerca de Román para animarlo desde una de las sillas del ring side del Madison Square Garden en Nueva York, pero no pudo ir y tuvo que conformarse con ver la reyerta en pantalla gigante junto a vecinos, amigos y familiares desde su casa de habitación, en el barrio La Esperanza, en Managua.

Estallido

Cuando Michael Buffer anunció a González, los juegos pirotécnicos, gritos y aplausos de los presentes en la casa de Luna no se hicieron esperar y aclamaron el nombre del flamante campeón mosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Los dos primeros asaltos fueron de silencio, cuando Viloria llevaba la iniciativa, pero la emoción volvió a los corazones de los seguidores de Román, al ver caer a Brian en el tercer asalto, de ahí los gritos no cesaron en apoyo al tricampeón del mundo.

“Emocionada, con la victoria gracias a Dios. Yo me pongo serena, pero por dentro muero de los nervios al ver pelear a mi hijo y comienzo a rezar. No es fácil ver a un hijo enfrentarse a otro y darse golpes”, asegura Lilliam Luna, que no negó que salta de emoción cuando González mete esos poderosos ganchos, aunque también aceptó que guarda silencio al ver a su hijo recibir castigo de parte del rival.

“He ido a tres peleas. No pude viajar porque no tuve quién me cuidara la casa, debido a que se han querido meter. Pero la pelea contra Juan Francisco “El Gallo” Estrada no me la perderé el próximo año, si se llega a realizar”, aseguró emocionada la señora Lilliam, mientras chineaba a uno de sus nietos.

Horas antes del combate, la mamá de “Chocolatito” aseguró que la llamó, así como días previos al pleito, en varias ocasiones.

En todo momento la madre del peleador número uno del mundo recibió palabras de aliento por todos los que le rodeaban y vaticinaban un combate fuerte, reconociendo la peligrosidad de Viloria.

Lilliam Luna a futuro inmediato espera poder poner un negocio en el mercado “Israel Lewites”.

“Pienso poner una distribuidora y trabajarla. Somos una familia luchadora y me siento agradecida con mi hijo y todas las bendiciones que estamos recibiendo”, agregó.

  • 250 personas acompañaron en su vivienda a Lilliam Luna para ver la pelea entre Román González y Brian Viloria.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus