•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Román González no deja de emocionarse, pero ya no se impresiona tanto como antes. El “Chocolatito” ya sabe que después de cada combate en el que representa a Nicaragua será recibido con honores, pitos, vítores y una algarabía de miles de personas en las afueras del Aeropuerto Augusto C. Sandino en Managua.

Este lunes arribó al país el tricampeón mundial y actual monarca mosca del Consejo Mundial de Boxeo, CMB, después de pintar una obra maestra de boxeo contra el hawaiano Brian Viloria en el Madison Square Garden de Nueva York, la noche del sábado pasado. El nica pisó suelo pinolero a eso de las 8:00 de la noche, pero desde una hora antes, el ambiente en las afueras de la terminal aérea era una fiesta.

Fueron un poco más de tres mil aficionados, incluyendo a miembros de la Juventud Sandinista, que siempre han llegado a recibir a Román tras sus excelentes demostraciones en el ring, y más cuando se trata de una defensa titular. Ha disminuido la cantidad de personas respecto a otras ocasiones, pero no la emotividad. 

“Me siento feliz de volver a mi patria, ha valido la pena todo el esfuerzo que he hecho con mi equipo de trabajo. Gracias a Dios, quien es el que me da la fortaleza, esta pelea se la dediqué a Él. Gracias a este pueblo de Nicaragua que ha estado orando por mí, gracias al comandante Daniel Ortega, la compañera Rosario Murillo, y a sus hijos, quienes también han estado pendiente de mí”, fueron las primeras palabras de Román en el pequeño acto de reconocimiento que se realizó en el Salón Protocolo del Aeropuerto, donde fue recibido por Maurice Ortega, uno de los hijos del presidente de Nicaragua.

¡Bullicio sin cesar!

Mientras en el interior de la terminal aérea Román hablaba para los medios oficialistas, en las afueras se vivía una fiesta. Una banda filarmónica sonaba sin cesar, el grupo Xolo Batucada también amenizaba la celebración junto a sus espectaculares y sexys bailarinas que robaron más de una mirada.

Media hora después de arribar, salió la mamá del tricampeón, doña Liliam Luna, y otros miembros de la familia. Ese era el reloj que anunciaba la salida de Román en unos minutos, y sí, el nica desfiló por una de las salidas del aeropuerto custodiado por miembros de seguridad y de su equipo de trabajo.

Inmediatamente se montó en un camión de bomberos junto a su hija mayor y una caravana vehicular lo escoltó hasta La Plaza de las Victorias, donde continuó la fiesta del segundo mejor peleador de la historia de Nicaragua y primer pinolero en alcanzar la cima del boxeo al ubicarse en el puesto número uno de los mejores libra por libra, según los especialistas de este deporte.

“Estoy emocionado y feliz por el recibimiento. En Nueva York también compartí con algunos amigos nicaragüenses, fue muy bonito. Estoy agradecido con HBO, que fue la empresa que me dio la oportunidad de pelear en esa cartelera. Vienen grandes cosas, no sé contra quién pelearé, por ahora sé que voy a descansar. Se está hablando de la famosa pelea contra Juan Francisco el “Gallo” Estrada, no sabemos cuánto es la bolsa que vamos a recibir, estamos en eso, negociando”, afirmó Román, quien se tomará un par de semanas de descanso y luego volverá al gimnasio a entrenar, aunque este año ya no pelea más.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus