•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El pitcheo sereno de un crecido Marco Estrada, la pérdida de control de Edison Vólquez en un macabro sexto episodio perdiendo la cabeza y el brazo, y esa estocada de Troy Tulowitzki con las bases llenas desequilibrando estrepitosamente la pizarra fueron la tercia de factores que decidieron el quinto juego por el banderín de la Liga Americana, con los Azulejos triunfando ruidosamente 7-1, manteniéndose con vida, aunque sin salir de la sala de cuidados intensivos, usando máscaras para oxigenar, necesitados de suero extra y recibiendo transfusiones de sangre. 

Los de Toronto no están muertos. No todavía, pero los Reales continúan controlando la serie con ventaja 3-2, esperando resolver al “as” David Price, súbitamente flaqueante en el segundo duelo, después de haber ejercido un llamativo dominio, fracasando en el intento de establecer equilibrio 1-1.

Le sale el diablo

El jonrón de Chris Colabello frente a Vólquez en el segundo adelantó a Toronto 1-0, diferencia que se mantuvo a lo largo de cinco innings, hasta que el pitcheo del dominicano que ha usado seis uniformes y fue ganador de 17 juegos con los Rojos en el 2008, se derrumbó, no bombardeado, sino víctima de un descontrol agobiante. En ese cierre del sexto episodio, los Azulejos sacaron máximo provecho de tres bases por bolas y un golpe que facilitaron estirar un poco la ventaja 2-0, rematando con el doblete estremecedor de vigas y sacude tuercas de Tulowitzki, barriendo las bases frente a uno de los lanzamientos humeantes del autoritario Kelvin Herrera. 

Llamado en carácter de urgencia con las bases llenas, confiando en los estragos que hace con su poder, Herrera que de entrada ponchó a Colabello, no pudo evitar el trancazo de Tulowitzki contra las tablas, impulsador de tres carreras , estableciendo ese lacerante 5-0 en la pizarra. Herrera ponchó a Dioner Navarro y Kevin Pilar, pero el daño que no impidió, era irreparable. Todavía Toronto agregó una carrera en el séptimo por doble de Bautista, remolcando a Donaldson.

Estrada lanzó inspirado

Durante siete entradas, el derecho mexicano de 32 años Marco Estrada, un ganador de 13 juegos en la temporada, mejorando de 4.36 a 3.13 su efectividad respecto al 2014, se mostró casi indescifrable mientras su equipo le daba forma una ventaja por 5-0, que evitaba la caída de la tapa del ataúd. Estrada solo había permitido un hit de Alcides Escobar en el cuarto inning y cediendo un boleto a Lorenzo Cain. En el séptimo, después de ponchar a Kendry Morales y sacar out a Moustakas, el receptor Salvador Pérez se voló la cerca del jardín derecho aturdiendo a Estrada, quien soportó hit de Alex Gordon. Considerando eso una advertencia, el mánager John Gibbons recurrió a Aaron Sánchez para conseguir el último out, encargándole a Roberto Osuna el cierre de juego.

Así que Toronto está con vida y David Price listo para intentar alargar el suspenso. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus