•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nada es casual alrededor del ímpetu, la valentía y la capacidad de fabricar posibilidades de gol del Celta de Vigo. Lo demostró ayer, aun con diez hombres por la expulsión de Cabral en el minuto 56, manteniendo al Real Madrid con los pies entre las brasas, obligándolo a  aferrarse casi con desesperación a un angustioso 2-1 favorable, estirado por Marcelo en el último de los cinco minutos agregados, para sellar el 3-1 que deja al equipo de Benítez como único invicto luego de nueve jornadas, instalado en el liderato con 21 puntos, en espera de lo que pueda pasar hoy entre el Barsa y Éibar con el regreso de Iniesta.

KEYLOR AL RESCATE

Una vez más, el arquero tico Keylor Navas, cortando casi todos los intentos del Celta navaja en mano, se convirtió en la figura cumbre de un equipo esencialmente ofensivo, que solo permite tres goles en nueve juegos. Así que el 3-1 resulta engañoso, porque el Celta, dinamizado por el accionar de ese delantero incansable y creativo, tal es Nolito, estuvo para más, como lo demuestran los 17 disparos realizados por 14 del Madrid, con los laterales Marcelo y Danilo llegando a fondo, desequilibrando, pasando y disparando, terminando con un gol cada uno, agregándose al conseguido por el derechazo de Cristiano en el minuto 8, cuando el equipo de la realeza ejercía presión mostrando facilidad de penetración en combinaciones largas.

Extrañamente, con la ventaja de un hombre y pese al manejo en el centro del campo de Casemiro y la presencia de Kroos, el Madrid se vio confundido y atravesando apuros en ratos del segundo tiempo, necesitando de más “navajazos” para evitar un sufrimiento extremo. El gol de Nolito en el minuto 84, un verdadero rayo láser hacia el ángulo superior izquierdo desde fuera del área, que Keylor casi araña en vuelo espectacular, inflamó el coraje del Celta en la recta final, pero fue el Madrid, con Cristiano fallando un bombeo frente a Sergio Álvarez, y Marcelo, concretando con remate de izquierda, quien lanzó el último golpe en el alargue, estableciendo el 3-1 con la caída del telón.

CÓMO SE FAJA EL CELTA

El inicio del juego y la rapidez del 2-0 en apenas 22 minutos hizo suponer que no quedaba nada que discutir, pero el Celta, vencedor del Barcelona 4-1 en una noche de vuelo de cuervos para Luis Enrique, confía en su capacidad para fajarse, ser agresivo, buscar el gol y hacerse sentir. Logró hacerlo incluso con un hombre menos, lo cual es altamente meritorio, hasta llegar al golazo de Nolito, única forma de ver vulnerable al tico Navas, siempre listo para salir al rescate del Madrid, haciendo creer que tiene una defensa muy sólida. Cuatro de las atajadas de Keylor fueron gritadas falsamente como goles por la multitud.

No hay quejas del ataque blanco. Sin Bale y sin Benzema, con Cristiano como un nueve puro, sigue siendo un equipo que se proyecta ofensivamente con velocidad y entendimiento, y con la incorporación de sus laterales asegurada, logra ser lo necesariamente abrumador, con el respaldo de la recuperación de balón garantizada por un mediocampo flexible. Cuando regrese James, este equipo será más funcional en esa zona. Por ahora, hay que admitir que tiene solución para diferentes problemas y cuenta con Keylor Navas, quien a navajazos, se defiende como un mosquetero frente a su cabaña, aunque necesitando a veces una ayuda como la de Marcelo, sacando un remate en la propia línea.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus