•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El orgullo de campeón y de mundialistas fue defendido por la Selección U-12 de Nicaragua como espartanos en una gloriosa batalla, en la que superaron a México 9-4 por la medalla de oro en la final del Campeonato Panamericano, ayer en un espectacular lleno en el Estadio Roberto Clemente del Parque Luis Alfonso Velásquez. 

El partido era una revancha para la tropa pinolera, que ya había colapsado ante los mexicanos el único partido del evento en la etapa regular, y no vacilaron en asestar el último golpe.

Guiados por un soberbio cuadrangular del Jugador Más Valioso, Cristhian Moreno, en el primer turno al bate, los nicas empezaron la cacería de aztecas en una exhibición de poder con el madero, que anunciaba el despertar de un gigante, explotando a su mejor látigo, Oscar Servín.

Con esa ventaja, el serpentinero Lésther Medrano, intimidando con su altura desde la colina, también agregó más dolor a la herida del equipo tricolor, dominando con sus agresivos disparos durante 5.1 episodios, hasta permitir dos carreras en el sexto. 

Relevo letal 

Sin embargo, otro de los brazos más temidos en el escuadrón pinolero ya estaba preparado para fulminar. Elián Rayo, portador de un ADN imponente, subió al montículo, entró en relevo para detener lo que fue un rally de cuatro carreras, que estrechó la pizarra a 8-4, a favor de los nicas.

A tres outs del triunfo, la artillería pinolera agregó la novena carrera con un doblete de Moreno e imparable remolcador de Norvin Olivas, que bajó la tensión del juego por la amenaza de los mexicanos. 

Llegó el último turno al bate de los aztecas y, ante la potestad de Rayo, Jesús Almanza regresó el aliento de su tropa con un infiel hit, pero un trallazo de Luis Nuncio a la intermedia, Moreno lo convirtió en un doble play matador. 

Para completar el tercer out, Rayo ponchó a David Durazo, dándole a Nicaragua el bicampeonato de la categoría U-12, y aumentar el prestigio de un equipo destinado a crear más historias jugando un beisbol brillante. 

Agradecidos 

“Gracias a Dios por la victoria. Nosotros juramos que íbamos a ganarle a México y así lo hicimos. Tuvimos confianza en nosotros mismos para triunfar”, refirió Elián Rayo, en medio de la celebración.   

“El bateo oportuno y el pitcheo nos ayudó mucho. Desde que subí a tirar me propuse hacerlo bien, sin tener ninguna presión y sin temor a que me batearan, en el trayecto pude poner los outs y las cosas me salieron bien”, agregó Lésther Medrano, quien fue designado el Jugador Más Valioso de la final. 


 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus