Haxel Rubén Murillo
  •  |
  •  |

¡Juventud, divino tesoro!, decía Rubén Darío. Esos niños de 12 años volvieron a llenar de orgullo, honor y gloria a una nación, al conquistar el bicampeonato Panamericano de beisbol U12.

Esa selección se ha convertido en una categoría cosechadora de éxitos. Los números lo avalan, campeones del Panamericano de Mazatlán, México, donde hicieron historia derrotando a Estados Unidos dos veces, incluyendo la final, después conquistaron el tercer lugar en el Mundial de Taiwán, y este domingo culminaron un triplete de éxitos revalidando el título que conquistaron en tierras aztecas hace un año.

Creo que ganar el campeonato era una obligación, no solo por el hecho de estar en casa, también porque el torneo perdió competitividad ante la ausencia de selecciones poderosas como Cuba, Estados Unidos y República Dominicana. México era el único que podía hacerle sombra y no fue casualidad que llegase hasta la final, en el libreto estaba escrito, era lógico. Afortunadamente, ayer todo fue un trámite para Nicaragua, ganó 9-4 sin despeinarse demasiado, cumpliendo así los pronosticos.

Más que conquistar el bicampeonato, lo positivo de todo esto es la cosecha de joyas de cara al futuro, hay tres nombres que seguramente sonarán fuerte: Cristian Moreno, Elián Rayo y el espigado Lésther Medrano.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus