•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Por primera vez, un posible hombre sorpresa previamente detectado, aparece en la pantalla de las posibilidades antes de ponerse en marcha una Serie Mundial. Y este extraño anticipo se debe a la ruidosa y destructiva actuación de Daniel Murphy a lo largo de nueve juegos de los Mets en la postemporada, disparando 7 jonrones en seis juegos consecutivos, algo sin precedentes, impulsando 11 carreras, apuntándose 16 imparables y registrando .421 puntos de average. Ahí están aún asombrados, los que preguntan: ¿quién es ese salvaje?

¿De dónde salió? ¿Se trata de alguien real o es producto de una ficción que se desvanecerá?

LOS INESPERADOS

Hay algunos héroes improbables en la historia de Series Mundiales. ¿Bobby Richardson estableciendo en 1960 el récord de 12 impulsadas, proeza que debería pertenecer a tantos otros verdaderamente matapicheres? ¡Por favor!... ¿Quién iba a esperar que Gene Tenace, de los Atléticos, conectara 4 jonrones y empujara 9 carreras para vencer a  los Rojos y ser Más Valioso en 1972, o que Al Weiss un bateador de .215 con los Mets se coronara campeón de bateo en 1969 con .455 puntos?... ¿Howard Ehmke, de los Atléticos de Filadelfia, saliendo de la nada para ser el primer pitcher de 13 ponches en un juego durante el Clásico de 1929 contra los Cachorros de Chicago? ¡Explíquenme eso! ¿Y qué decir de Don Larsen y su juego perfecto?

Podemos seguir, por supuesto, hasta llegar a este Daniel Murphy, quien disparó 14 jonrones en 538 turnos durante la campaña y explotó con 7 en apenas 38 turnos en la postemporada, no dejando títere con cabeza en la colina de enfrente. Así que es natural colocar todas las miradas sobre él esperando la continuación de su explosividad en cada swing, lo cual supone un reto con una carga extra de presión. Murphy entra a la Serie Mundial etiquetado como la sensación del Clásico 2015, aunque ustedes y yo sabemos, desde que Ted Williams se vio sumergido en una serie limitado a .200 de average, que no es algo seguro.

OTRA INTRIGA MUY FUERTE

Para los Mets, una intriga más grande que la de Murphy es ¿cuál será la condición física disponible frente a las exigencias que vienen encima, de David Wright, Curtis Granderson y Yoenis Céspedes? Eso es más clave que el tipo de pitcheo que puede ofrecer Matt Harvey frente a Edison Vólquez esta noche en el primer duelo de una serie tan impredecible. Los Mets necesitan el mayor volumen de fuego de Céspedes. Sigo dejándome llevar por la consistencia de la larga rotación de los Mets, pero existe la urgencia de comprobar si Murphy es algo real y si el bateo central se hará sentir. La ventaja de los Reales en el bullpen solo puede ser evitada con ventajas construidas en las primeras seis entradas. Un marcador apretado entrando a recta final beneficia a Kansas que pica, corre, presiona y tiene poder.

Sin duda, es una Serie Mundial para disfrutarla, por estar expuesta a tantas variantes mientras cabalga sobre el suspenso. Lo que más golpearía a los Mets es que Murphy se apagara. El impulso que ha estado proporcionando casi sin pausa, es decisivo.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus