•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Humillados 7-1, y atrás en la serie 0-2, los Mets están golpeados, sangrantes, rodilla en tierra, casi implorándole piedad a estos incansablemente agresivos Reales de Kansas.

El pitcheo de solo dos hits realizado por Johnny Cueto se acercó a lo magistral. Lo más impresionante es que llegó a ejercer un dominio aplastante casi con indiferencia. Como si fuera fácil colgar cero tras cero, excepto en el cuarto inning, cuando perdió de vista la zona de strike. No puedes pretender vencer cuando solo conectas dos hits. Eso es próximo a lo miserable ofensivamente, y así lucieron los Mets.

Nada que ver con el equipo que eliminó a los Dodgers y barrió a los Cachorros.

Bastó una arremetida para decidir el juego. Los Reales se volcaron sobre el pitcheo de Jacob DeGrom en un quinto inning de pesadilla para los Mets, y lo desarmaron fabricándole cuatro carreras, que no solo borraron la desventaja de 1-0 conseguida por el hit productor de Lucas Duda en el cuarto, sino que establecieron una superioridad intocable.

EL LOBO Y LOS ENANOS

La victoria de Kansas por 7-1, con el agregado de las tres carreras marcadas contra el zurdo Jonathan Niese en el octavo, coloca al equipo de Nueva York contra las cuerdas 0-2, y sus machacadas costillas, crujiendo dramáticamente.

Fue un juego diferente, pero no consecuencia del desvelo y el derroche de energías. Algunas imágenes cambiaron. Frente al plato, los bateadores de los Mets parecían los enanos de Blanca Nieves, y en la colina de enfrente, Cueto era el lobo de Gubia que nos grafica Rubén en uno de sus geniales poemas. Los de Kansas nunca escucharon el llamado a la paz del santo de Asís.Los Reales ahora están en ventaja 2-0 y a solamente dos victorias de lograr la máxima conquista en el mejor beisbol.

La pérdida de control de Cueto, quien ganó 11 y perdió 13 en la temporada completando dos juegos en 32 inicios, sacó momentáneamente de las sombras a Mets en el inicio del cuarto inning. Granderson y Murphy. Un fallo discutido en primera evitó el doble play matador sobre batazo de Céspedes, dejando a dos circulando. Lucas Duda conectó un hit flojo al jardín izquierdo empujando la primera carrera del juego, colocando a los de Nueva York en ventaja 1-0.

DEGROM MANOS ARRIBA

 

DeGrom sobrevivió a bases llenas de Reales en el cierre por error de Duda, hit de Hosmer y boleto a Moustakas, pero se hundió en el quinto, después de abrir boleando a Alex Gordon. Hit de Alex Ríos colocó presión encima de DeGrom, y Escobar, que falló dos intentos de toque, disparó un cohete impulsando a Gordon y equilibrando la pizarra 1-1 sin out. Cuando Duda logra un out difícil y Cain es out, se tiene la impresión que DeGrom podría evitar mayor daño, pero no fue así. Pistolas en mano, los Reales lo agredieron con hits consecutivos de Hosmer, productor de dos carreras, Kendrys Morales y Moustakas, estirando la diferencia 4-1. El aullido de la multitud hinchó el estadio.

Mas adelante, cuando el juego había perdido lo intrigante, los de Kansas atacaron al zurdo Niese y Adison Reed con tres carreras en el octavo, consecuencia de batazos impulsadores de Alex Gordon, el brasileño Orlando y Alcides Escobar, sellando el 7-1 en la pizarra.

Sin duda, Nueva York amaneció seriamente preocupada rascándose la cabeza por encima de sus rascacielos. Con el bateo de los Mets derretido, hasta la Estatua de la Libertad está entristecida de cara al futuro inmediato en esta serie.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus