•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El pánico ha sido espantado. Por ahora. Los Mets de Nueva York, con su bateo galvanizado, golpearon consistente al pitcheo de Kansas para imponerse 9-3 en el tercer juego de la Serie Mundial reactivando la intriga respecto al futuro inmediato, aunque el favoritismo construido por los Reales ganando las dos primeras batallas, sigue en pie.

Anoche vimos otros Mets y otros Reales. Como si alguien hubiera cambiado las imágenes.  Yordano Ventura no fue una fotocopia de Cueto o de Vólquez. El derecho Syndergaard quien parecía explotado temprano, supo apretar tuercas mientras su equipo tronaba. Los  Reales extrañamente fueron afectados por la confusión y los Mets, a diferencia del primer duelo que hubieran podido ganar, sacaron real provecho de las oportunidades. Sin extra de adrenalina, los Reales estuvieron apagados desde el segundo inning. El hundimiento del pitcheo de Kansas en el cierre del sexto dejó el partido sentenciado.Los Mets se impusieron 9-3 ante los Reales de Kansas City. AFP

LA INCERTIDUMBRE BAILANDO

El inicio del juego fue agitado e incierto. Kansas golpeó primero, casi “jabeando”, con doble de Zobrist a las profundidades del jardín central, infield hit de Cain y roletazo de Hosmer. El joven pitcher de los Mets, Syndergaard, evidentemente sorprendido por la facilidad para fabricar esa carrera, se preguntaba ¿cómo pasó eso? De inmediato, la respuesta violenta de los Mets contra Yordano Ventura: hit abridor de Granderson dentro del cuadro y jonrón de Wright a las graderías del jardín izquierdo. Un inning apenas y la pizarra 2-1 a favor de los urgentemente necesitados Mets.

El júbilo fue corto en el parque de Queens. Los Reales con eficiente frialdad, funcionaron contragolpeando en la segunda entrada, retomando las riendas del juego. Hits consecutivos de Salvador Pérez, Alex Gordon y Alex Ríos equilibraron la pizarra 2-2, en tanto Gordon era out en tercera en un intento de extenderse. Sacrificio de Ventura y un pasbol, volvió a adelantar a los de Kansas 3-2. Hit de Escobar hizo temer por la continuidad de Syndergaard, pero el mánager Terry Collins solo volvió a ver el bullpen con cierta indiferencia.

SYNDERGAARD APRIETA TUERCAS    

Después de dominar a los Mets casi silbando en el cierre del segundo, Ventura fue sacudido en el tercero por el cañonazo de Granderson a las primeras butacas del jardín derecho con Syndergaard circulando por hit abridor. Ahora los Mets estaban al frente 4-3 utilizando como recurso el swing de bola larga. Frente a este cambio de golpes, la interrogante era: ¿sería capaz Syndergaard de enderezar su pitcheo?

Lo hizo, retirando a doce consecutivos ayudado por un gran sprint y llamativa atrapada de Granderson sobre batazo de Ben Zobrist. Los Mets sin sacar el máximo provecho de una oportunidad con cara de “para más”, estiraron levemente su ventaja 5-3 por hit de Duda, doble de D´Arnaud y hit dentro del cuadro de Conforto, en un raro desconcierto del infield de Kansas. Todo eso ocurrió sin out con Ventura tambaleándose como palmera en un vendaval. Aunque eliminó a Wilmer Flores para el primer out, el mánager Yost decidió sacar al dominicano y traer al zurdo Danny Duffy, quien impidió la ampliación ponchando a Syndergaard y sujetando el ímpetu de Granderson.

LOS METS, REMATAN

En el sexto, con dos outs, el derecho de los Mets se metió entre las brasas llenando las bases con infield hit de Moustakas y boletos a Pérez y Gordon. Una de esas opciones que los Reales usualmente no perdonan, pero Syndergaard colgó el cero obligando a Ríos a roletear al short. La multitud volvió a respirar.  

En el cierre, los Mets sacaron el suspenso del Estadio y lo trasladaron al cuarto duelo fabricando cuatro carreras aprovechando la inseguridad del zurdo Franklin Morales y la tolerancia del constantemente autoritario Kelvin Herrera. Hit de Lagares, golpe a Flores y hit productor del viejo conocido Juan Uribe, como emergente, aumentaron la ventaja 6-3 antes que Morales se sintiera aturdido sin saber que hacer, excepto tirar tarde y mal, con un machucón de Granderson. Con las bases llenas, hit impulsador de dos carreras conectado por Wright contra Herrera y fly de sacrificio de Céspedes establecieron una diferencia de 9-3, que destrozó la capacidad de recuperación de Kansas.

Hoy, el joven zurdo Steven Matz, a tratar de nivelar la serie por los Mets contra Chris Young.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus