•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hay pesadillas que no dan tiempo para despertar y apartarte. Se te vienen encima convertidas en algo real, y te aplastan. Como le ocurrió a los Mets anoche cuando vieron saltar su multiplicación de esfuerzos hecha añicos por el descontrol y una enorme, inexplicable e imperdonable falla defensiva.

No puedes facilitarle dos boletos a estos Reales en un juego que apenas se gana por una carrera en la recta final. Peor aún cuando agregas un error en fildeo malogrando el segundo out. Lo primero fue culpa de Tyler Clippard, lo otro, de Daniel Murphy. Los Mets que estaban adelante 3-2 hasta el octavo inning, cayeron 5-3 ante el equipo de Kansas en el cuarto juego de la Serie Mundial, y amanecieron acostados en el filo del abismo, prácticamente con las ilusiones de resurgimiento rotas.

Después de sacar el primer out, Tyler Clippard perdió dos batallas boleando consecutivamente a Ben Zobrist y Lorenzo Cain. El batazo flojo de Eric Hosmer de frente al intermedista, que significaba el segundo out, pasó gimiendo debajo del guante de Murphy. En lugar de dos circulando con dos outs, el juego se había empatado y seguían dos a bordo con un out. Frente a un aturdido Jeurys Family, hits de Moustakas y Salvador Pérez, impulsaron carreras y terminaron con los Mets, que solo tuvieron aliento para amenazar con dos en base en el cierre del noveno. El gran estadio City Field se hundió un par de pulgadas.

Confeccionando su tercer triunfo, los Reales se colocaron a la orilla del banderín, mientras los Mets se acostaron con ese inconfundible “olor” a difunto.

Mets golpean y Matz flaquea

Durante los dos primeros innings, el derecho de los Reales Chris Young, navegó en el mar de la tranquilidad retirando a seis consecutivos, mientras Steven Matz era arañado por dos imparables de Escobar y Pérez, y ayudado por una interferencia de Zobrist. Pero en el tercero, Michael Conforto envió una pelota hacia la parte alta de las tribunas del jardín derecho para proporcionar ventaja a los Mets 1-0. El hit de Wilmer Flores, facilitó una segunda carrera al avanzar a segunda por un wild, extendiéndose a tercera con toque de Matz. Anotó, aprovechando que Alex Ríos se durmió un instante con la pelota luego de atrapar un batazo de Granderson en la zona corta del jardín derecho. Kansas apeló el despegue de tercera realizado por Flores, supuestamente adelantado, pero la revisión comprobó que no fue así, y la diferencia aumentó 2-0.

Los bates de Kansas que habían estado retorcidos por el pitcheo de Matz, se activaron y con un doble de Salvador Pérez que escapó al intento de una atrapada espectacular por parte de Céspedes, y hit impulsador de Alex Gordon prevaleciendo en duelo de zurdo contra zurdo, estrechó la pizarra 2-1, regresándole a los Reales su etiqueta de siempre amenazantes. Un hit del emergente Kendry Morales, hizo circular a dos hombres, pero Matz sacó el último out.

Otro trueno de Conforto

Con Danny Duffy lanzando en reemplazo de Chris Young, el primer bateador del cierre del quinto inning, el prospecto de 22 años Michael Conforto, golpeando nuevamente en el juego la teorización de zurdo contra zurdo, se voló la cerca del jardín derecho, completando su swing con el deslizamiento de solo una mano. Ese segundo jonrón de Conforto, recuperó la ventaja de dos carreras para los Mets, estirando el marcador 3-1 en el ombligo del partido. Desde Pablo Sandoval en el 2012, no se veía un bateador de dos cuadrangulares en un juego de Serie Mundial y desde Miguel Cabrera a alguien tan joven.

Kansas es un equipo espartano. Nunca se rinde. Lo demostraron saliendo del hoyo frente a los Astros, y anoche, respondieron de inmediato acercándose 3-2 y obligando a la salida de Matz, con doblete de Zobrist y cohete de Cain en el inicio del sexto. El mánager Terry Collins trajo desde el bullpen al zurdo Jonathan Niese quien neutralizó a Hosmer y Moustakas quitándole el empuje a los Reales. Entró el derecho Bartolo Colón para fajarse con el encendido Salvador Pérez, y después de fallar con un mal tiro a segunda, estando atrapado Cain, facilitándole llegar a tercera, ponchó a Pérez, a quien forzó a estar fauleando sobre pitcheos ligeramente desviados.  

Y en el octavo, el derrumbe de los Mets consecuencia de los boletos otorgados a Zobrist y Cain y el error de Murphy, del tamaño de la Pirámide del Keops, sobre el cual, los de Kansas, anotando tres veces, edificaron la victoria más significativa de esta serie, porque coloca al equipo de Nueva York debajo el filo de la cuchilla. Ganarle tres seguidos a los Reales, no tiene sitio en la imaginación.

  • 6:10 de la noche es la hora del partido de hoy entre los Reales de Kansas City y Mets de Nueva York.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus