•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Estos Reales de Kansas City son increíbles. Volvieron a hacerlo exhibiendo un realismo mágico para sacar petróleo de la nada. Estaban amordazados y perdiendo 2-0 en el noveno, cuando se movieron hacia delante con esa agresividad que se recarga en los cierres de juego, borrando la desventaja aprovechando un mal tiro de Lucas Duda, que frustró lo que parecía ser el último out del juego y, luego, volcándose espectacularmente en el duodécimo  episodio con una ofensiva devastadora de cinco carreras, para establecer el 7-2 en la pizarra que sepultó a los Mets de Nueva York.

Harvey no pudoLos Reales de Kansas City celebran con todo su coronación en la Serie Mundial.

La audacia de los Reales taladró las ilusiones de los Mets en un sorprendente noveno episodio forzando un empate 2-2 con el asalto del plato por parte de Eric Hosmer estando la pelota dentro del cuadro. Esa acción precipitó al inicialista Duda a tirar mal en busca del out sellador del ansiado triunfo, y la posibilidad de ganar y seguir con vida, se esfumó para los Mets.

Entrando atrás 0-2 en un posible final de juego frente a ese Matt Harvey estimulado por el rendimiento registrado a lo largo de ocho entradas dibujando ceros, los de Kansas volvieron a salirse del hoyo asombrando y confiando en que el brazo derecho de Harvey tenía la cuerda y la carga suficiente para sellar la victoria, la multitud lo ovacionó frenéticamente cuando salió para continuar retando la posibilidad de mostrar señales de desgaste. Boleto a Lorenzo Cain, robo de segunda y doblete impulsador de Eric Hosmer, hicieron sonar los timbres de alarma estrechando la pizarra 2-1 y obligando al reemplazo de Harvey por Jeurys Familia.

Momento para sacar del baúl los nervios de acero. Familia eliminó a Moustakas con roletazo a primera que facilitó el avance de Hosmer a tercera con la posibilidad del empate, y cuando Salvador Pérez roletea hacia el antesalista Wright jugando adentro, Hosmer se proyecta con un atrevimiento sin medida del riesgo provocando el tiro desviado de Duda al plato después de concretar el out de Pérez. En un parpadeo, el marcador estaba nivelado 2-2 con los Mets de regreso a la sala de cuidados intensivos.

Un clásico duelo de pitcheo, de esos que permiten escuchar cómo se mastica el suspenso out tras out, ofrecieron anoche por largo rato Matt Harvey de los Mets y Edinson Vólquez de los Reales. El jonrón abridor de Curtis Granderson proporcionó un pequeñísimo margen de tranquilidad 1-0, sobre el cual se fue deslizando como esperanza de alargue de la Serie, el pitcheo sereno de un Harvey que supo crecerse frente a las exigencias, desvaneciendo los pocos peligros que enfrentó, hasta que no pudo más en el noveno y dejó abiertas las puertas para la resurrección de los Reales.

Aún con el agregado de la segunda carrera en el cierre del sexto, de ninguna manera un factor de seguridad, pero sí un fortalecimiento de la pretensión de sobrevivir sin quitarse la soga del cuello, los Mets continuaron sin poderle ofrecer a sus brazos el necesario apoyo ofensivo. Hasta la mitad del juego, con ventaja de 1-0, estaban atrás en hits conectados 1-3 frente al pitcheo de Vólquez. 

Lorenzo Cain remolcó tres carreras en la última bateada de Kansas City.Temprana ventaja

El estallido de júbilo provocado de entrada por el jonrón conectado por Curtis Granderson encima de la lejana pared del jardín central, colocando a los Mets lo más pronto posible en ventaja de 1-0, no aturdió al dominicano Edinson Vólquez, quien regresaba a la trinchera emocionalmente golpeado por el reciente fallecimiento de su padre.

Su reacción fue vigorosa sin permitir hits durante las siguientes cuatro entradas, manejando la concesión de cuatro bases por bolas, una intencional, obligando en ese mismo trayecto al crecimiento de Matt Harvey, quien registró dos scones de ponches consecutivos y un total de ocho en cinco entradas.

El dominio de Vólquez se debilitó en el sexto inning cuando boleó a Granderson y fue agredido por hits seguidos de David Wright y Daniel Murphy, para llenar las bases sin out y Céspedes frente al plato, siempre peligroso pese al slump en el que se ha sumergido. Un retorcimiento muscular conectando un faul, mantuvo a Céspedes en el piso un buen rato, haciendo pensar en su salida para abrirle espacio a un emergente, pero el cubano se levantó e insistió hasta poncharse. Ese out le permitió respirar a Vólquez, sin poder evitar la larga conexión de Lucas Duda al jardín central impulsando a Granderson para ampliar 2-0. Vólquez eliminó a D´Arnaud para convertir la gruesa amenaza en “una ganga”. 

En las primeras siete bateadas, los Reales embasaron tres veces a su primer hombre, pero no lograron hacerlo avanzar a segunda al imponer Harvey su pitcheo colocándose adelante en el conteo cuando las circunstancias lo exigían, logrando sacar los outs importantes. Sin embargo, en la recta final, con Kelvin Herrera reemplazando a Vólquez, la interrogante que giraba alrededor de Harvey era si sería capaz de una extensión de esfuerzo que evitara otro robo de botín por parte de Kansas.

Resolvió el octavo, pero aflojó en el noveno y Kansas borró la desventaja equilibrando el marcador 2-2, y en el inning 12 el ataque de cinco carreras dejó en escombros el City Field. Sin bullpen ni bateo oportuno, murieron los Mets.

  • 4-1 finalizó la Serie Mundial a favor de los Reales de Kansas City sobre los Mets de Nueva York. 
  • 30 años después los Reales de Kansas City ganan su segundo título en la historia de las Grandes Ligas.
     

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus