•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El espectacular arranque del volátil jugador de los Guerreros de Golden State nos está haciendo regresar a los ámbitos de otras épocas en la NBA, cuando el aire parecía ser más tenue, los aros más amplios en su circunferencia y los  rivales más asustados. Con un promedio de 35.8 puntos en los primeros cinco juegos de su equipo, todos victorias, incluyendo la dificilísima sobre los temidos Clippers de Chris Paul y Blake Griffin por solo cuatro puntos 112-108, Curry, quien ha registrado actuaciones cumbres de 40 y 53 puntos, se está proyectando hacia una temporada que podría ser fantasiosa.

Los informes son espeluznantes, con una seria advertencia de ¡sálvese quien pueda! Curry anota 179 puntos en 160 minutos. Solo consideren que en la temporada 91-92, cuando Stephen era un niño de apenas tres o cuatro años, el gran Michael Jordan consiguió 182 puntos en 192 minutos. En impacto Curry está provocando entrar en cálculos desorbitados: ¿Ganarán los Guerreros 72 juegos como los Bulls de Jordan, Pippen y Rodman en 95-96? ¿Habrá forma de evitar que el equipo de Golden State repita como campeón de la NBA, arrasando en los Play Offs? ¿Se puede dar al grabar en el trofeo de Más Valioso el nombre de Stephen Curry?

UN RETO A SU CRECIMIENTO

Claro que interesa para el show un impulso de ese tipo, pero cuidado con las precipitaciones. En estos tiempos, mantener un ritmo de rendimiento óptimo como lo lograba el “Monstruo” Chamberlain en aquella época en que el Conde Drácula estaba de moda, es poco probable. En la última temporada, que fue grandiosa para Curry, casi no dejó nada para nadie y su cierre en la final lo mostró de cuerpo entero, pero no le exijamos que permanezca entre las nubes, cerca del cielo. No es Michael Jordan.

Cuando se piensa en retadores, LeBron James salta a la vista. El “as” de Cleveland sigue siendo considerado el jugador más completo de la NBA, y no está solo, la diabólica pareja de Oklahoma Durant-Westbrook, otra dupleta estupenda Paul-Griffin de los Clippers, Antony Davis de los Pelícanos, Derrick Rose y Jimmy Butler de los Bulls, James Harden de Houston, por supuesto Andre Drummond, el sensacional jugador de 22 años de los Pistons de Detroit, y otros de altas calificaciones, van a ejercer presión sobre Curry, obligándolo a superarse al máximo. Lo seguro es que estamos en presencia de una temporada fuera de serie en competitividad con una misión: no dejar escapar al feroz atacante de Golden State.

Como diría Stendhal, Curry está luciendo como el águila, cuando más se eleva, menos visible es. Si se pierde de vista, será muy difícil detener a los Guerreros.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus