•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La falta de un bombardero capaz de sacar a un equipo de las brasas, le hacía falta a los Indios del Bóer. Su cuarto bate estadounidense David Bergin, con 12 turnos y un hit no daba señales de vida, pero ayer descargó un cuadrangular que dio el primer triunfo a la Tribu de 6-5 sobre los Tigres de Chinandega.

Anoche, ante la presencia de un reducido público en el Estadio Nacional Denis Martínez, los Tigres tenían a los Indios acorralados con un resultado de 5-1 en el cuarto episodio, producto de un rally ejecutado frente al abridor quisqueyano Harold Guerrero.

En ese episodio, el dominicano Wilson Batista abrió la tanda con hit al central y el primer remolque. Luego, un zarpazo más agresivo fue propinado por el estadounidense Luis Exposito, encontrando las bases llenas. Su hit al bosque derecho sumó dos más para  el 3-1. Mientras que Esteban Ramírez y Marvin Martínez con sencillos remolcadores agregaron el 5-1, casi lapidario para los capitalinos.

Con este resultado, la situación para el Bóer superaba lo trágico, luego de perder dos juegos consecutivos en el inicio de la temporada ante el Oriental de Granada.

No socaron

En el cierre de ese episodio, el conjunto capitalino tuvo la oportunidad de estrechar el resultado, pero nunca descargaron el batazo oportuno. Sandor Guido llegó a la inicial por imparable, ante los envíos del venezolano Ronald Uviedo. Arnol Rizo hizo sonar la alarma llegando a la inicial por boleto.

Las esperanzas con Vladimir Frías en el cajón de bateo subieron, pero de inmediato cayeron precipitosamente al fallar en elevado al central, Jesús López negoció un boleto para llenar las bases que erizó a los Tigres al momento de enfrentar al dominicano Wilfredo Jiménez, pero su batazo inofensivo hacia el pitcher solo produjo una carrera y el segundo out. Era el turno para que Bergin se reivindicara, pero solo fue objeto de frustración al poncharse.

En el quinto, los artilleros nacionales sacaron la cara por la Tribu, con Jilton Calderón en la intermedia, Guido pegó una línea al derecho que estrechó la pizarra 5-3, suficiente para aplicar la grúa a Uviedo y provocar el ingreso de Wilder Rayo, que luego no apretó.

Jesús López llegó agresivo al sexto, ligando imparable al bosque derecho que sacó a Rayo del montículo provocando el ingreso de Joaquín Acuña, pero este también fue sacudido por Giménez. Con dos corredores en circulación, nuevamente aparecía Bergin, y esta vez salió del hoyo, descargando un inmenso cuadrangular por el central de tres carreras que cambió la historia del juego a 6-5, que dio la primera victoria al Bóer.

Se apagó la pólvora

Después de un sorpresivo rally de cinco carreras en el cuarto, los Tigres jamás volvieron a ligar de imparable, sino hasta el noveno con Infield hit de Jen Argeñal, que ya no servía de nada.

 La pólvora de los Tigres fue apagada por el pitcheo de Fidencio Flores ganador primer juego de los capitalinos, en labor de tres episodios y tres ponches, amarraron la pizarra Junior Téllez y Wilbert Bucardo, el último de estos salvó el desafío frente al declive de Joaquín Acuña.

Esta tarde (2:00), en el Estadio Yamil Ríos Ugarte, los Gigantes de Rivas y los Indios del Bóer revivirán la serie final de la temporada pasada, en el primer choque de dos planteles favoritos a quedarse con el título.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus