•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Antes de que Saúl ‘Canelo’ Álvarez y Miguel Cotto disputen el título mediano del Consejo Mundial de Boxeo el próximo 21 de noviembre, ambos enfrentaron ya a cinco rivales comunes.

Y el único que ganó frente a uno el derecho de enfrentar al otro fue Austin Trout.

El púgil estadounidense llegó precedido de una buena fama, de fajador y noqueador, a la pelea del 1 de diciembre del 2012 contra Cotto.

El puertorriqueño venía de una buena pelea, aunque derrota, frente a Floyd Mayweather y parecía encaminado a una victoria contra Trout.

En principio, parecía que así sería. Cotto, de 35 años, comenzó agresivo y a acorralar a Trout cerca de las cuerdas, en las esquinas, aunque falto de puntería y con poco poder en los golpes que conectaba.

Pero tal vez por problemas en su preparación, rápido comenzó a desinflarse y Trout a crecer.

El zurdo estadounidense encontró la distancia, empezó a imponer su ritmo de a poco y a conectar los mejores golpes.

La falta de poder y contundencia de Trout era evidente, porque en caso contrario es probable que hubiera terminado la pelea por nocaut, ante un Cotto que parecía otro por completo con respecto a lo que se había visto de él en la gran mayoría de sus combates.

En especial, en la segunda mitad, Cotto parecía que pretendía más sobrevivir sin ir a la lona que ganar.

‘CANELO’ A ESCENA

La derrota para Cotto sentó la base de muchos críticos que aseguraban que su carrera estaba acabada. Desde entonces, venció a Delvin Rodríguez y Sergio “Maravilla” Martínez, ante quien lució su mejor forma de los últimos tiempos.

Trout defendió con éxito su campeonato superwelter de la Asociación Mundial de Boxeo y empezó a acaparar reflectores desde el mismo momento en que levantaron su mano con el triunfo en la propia casa de Cotto, el Madison Square Garden de Nueva York.

Rápido exigió a “Canelo” Álvarez una pelea, que el mexicano aceptó para poco más de cuatro meses después.

El propio Trout, después de un exigente campamento de altura de más de un mes en Ruidoso, Nuevo México, dijo llegar en su mejor forma a la gran pelea de su vida.

Casi 40 mil personas (39,472), en su inmensa mayoría mexicanos, llenaron el Alamodome de San Antonio, Texas, para el combate unificatorio por los cetros superwelter de la Asociación y el Consejo Mundial de Boxeo.

Sin embargo, esa noche se rompió el encanto para Trout. En cambio, “Canelo” Álvarez dio una de sus mejores demostraciones de boxeo y poder hasta ese momento en su carrera profesional.

El mexicano dominó la pelea de principio a fin. Por vez primera en su carrera, exhibía una defensa y movimientos laterales mucho mejores que en sus peleas anteriores.

“Canelo” siempre fue hacia el frente como dueño de la contienda; atinó los mejores golpes e incluso un derechazo en el séptimo round directo a la mandíbula puso en la lona a Trout por vez primera en su carrera.

A partir de ahí, Trout se dedicó a “sobrevivir” hasta que llegaron a los puntos, en los que “Canelo” Álvarez ganó por decisión unánime.

Al final de la pelea, Trout reconoció que “Canelo” Álvarez era mejor boxeador y tenía mucho mayor poder del que había pensado o del que parecía tener cuando se observaba a la distancia, desde abajo del cuadrilátero.

Para “Canelo”, la victoria representó la oportunidad de enfrentar en su combate más redituable económicamente a Mayweather, quien lo venció, igual que a Cotto.

Desde la victoria contra Trout, “Canelo” Álvarez, de 25 años, perdió contra Mayweather, venció a Erislandy Lara, Alfredo “Perro” Angulo y James Kirkland; los últimos dos por contundentes nocauts.

Pero esa es otra historia...

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus